Carabobo.-Yesika Rodríguez, el día 26 en horas de la noche, fue presentada ante el Juzgado Primero de Control del Circuito Judicial con competencia en materia de delitos de violencia; el juez consideró que la medida era preventiva, mientras se realizaban las investigaciones sobre el caso.

La niña de 5 años, además de morir de varias puñaladas ocasionadas por su hermanastro de 14 años, quien posteriormente lanza su cadáver a un pozo séptico, también registró abuso sexual de vieja data.

El dantesco caso ocurrió en el callejón La Gracia de Dios del sector Tronconero del municipio Guacara, estado Carabobo, posiblemente en el momento en que su progenitora se hallaba en una fiesta a escasos metros de su domicilio.

La menor quedó bajo el cuidado de su hijastro de 14 años, quien resultó ser el principal sospechoso, desde que encontraron el cuerpo sin vida de la niña en un pozo séptico.

Rodríguez está recluida en la subdelegación de Mariara del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, no se sabe si la madre tenía conocimiento que la menor era abusada.

El adolescente de 14 años fue imputado por femicidio agravado, supuestamente, este confesó su crimen.

Madre ausente en sepelio de su hija

Rodríguez no pudo acudir al sepelio de su hija, mucho menos estuvo presente en el velorio, sus otros dos hijos, uno de 14 y otro de 18 años de edad, se encuentran preocupados por la poca información que saben de su progenitora.

El menor, presunto sospechoso, cayó en manos de la policía de San Diego la mañana del jueves 24, luego de confesar que violó y mató a su hermanastra a quien conocían cariñosamente como «La Purri».

Expertos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, siguen pesquisando, cuyas indagaciones son dirigidas por el Ministerio Público, según existen muchas interrogantes.

Se desconoce sobre el padrastro de la niña y padre del aparente criminal, identificado como Ramón Soto, alias «El Maracucho»; tampoco se sabe sobre un supuesto cómplice del agresor de la niña de nombre Noel Oropeza de 40 años, apodado «El Guajiro».

Bladimir Martínez Ladera
[email protected]