Trípoli, Libia. Dos partidos en apenas cuatro días y dos victorias de Egipto, la segunda muy contundente a domicilio, ha supuesto un duro varapalo para Libia, que de la mano del técnico español Javier Clemente soñaba con una primera clasificación para un mundial que ahora ve alejarse.

«Los Faraones», con el portugués Carlos Queiroz en el banquillo, afrontaban el doble enfrentamiento contra la renovada Libia de Clemente, con la necesidad de embolsarse los seis puntos tras un inicio dubitativo en el grupo de clasificación F de la región africana, en el que también compiten Angola y la Gabón de Pierre-Emerick Aubumeyang, a priori su rival más peligroso.

Ambas escuadras habían empatado a 1-1 en el partido disputado en Franceville correspondiente a la segunda jornada en un partido que Egipto igualó en el tiempo de descuento gracias al olfato de Mohamad Mustafa, el delantero del Galatasary, saliendo desde el banquillo.

Los gaboneses habían perdido, además, de forma sorprendente en la primera jornada frente a Libia (2-1), que se presentaba en el estadio de Alejandría primera de grupo con seis puntos tras su victoria a domicilio con Angola (0-1), y llena de ilusión en la que es la segunda etapa con el hombre en el banquillo que les condujo al único título continental que atesora en sus vitrinas.

UN EGIPTO SUPERIOR

En este contexto, los de Javier Clemente se plantaron el viernes en el irregular césped del estadio alejandrino con un planteamiento conservador, muy del gusto del técnico español, esperando a los de Queiroz atrás y prestos a aprovechar algún contraataque para sorprender a los favoritos.

Una estrategia que hizo saltar por los aires iniciada la segunda parte el delantero del VfB Stuttgart Omar Marmoush y que a la postre sirvió para que se anotara los tres puntos una Egipto superior muy bien liderada por su principal estrella, Mohamad Salah.

Este lunes, y pese al césped artificial del estadio 28 de marzo de Benghazi, dos goles, uno de Ahmed Fatouh, lateral izquierdo del Zamalek, y otro de Mostafa Mohamed, el salvador frente a Gabón, dieron rápida ventaja a «los faraones», que se fueron al descanso con media clasificación en el bolsillo

Superada la mitad de la segunda parte, Ramadan Sobhi, extremo del Pyramids FC, que había iniciado el partido en el banquillo, dio la puntilla a los de Clemente con un tercer y definitivo gol a pase de Salah, rompiendo también así la prolongada sequía que pesaba sobre un jugador llamado a hacer grandes cosas.

Fue su segundo gol internacional y el primero desde que marzo de 2016, con apenas 18 años, anotara en un partido de clasificación para la Copa Africana de Naciones (CAN) contra Nigeria.

EGIPTO A UN PASO DEL PLAY-OFF

Tras la victoria, Egipto encabeza el Grupo F con 10 puntos, cuatro más que Libia y seis más que Gabón a falta de dos jornadas para el final.

Los faraones solo necesitan una victoria frente a la débil Angola, a la que ya derrotaron en casa en el primer partido gracias a un solitario gol de Magdy Kafsha (Al Ahly, Egipto), o frente a Gabón, en Alejandría, para sacar el billete que da acceso al play-off donde se decidirá la representación africana en Catar 2020.

Gabón, que se ha dejado seis puntos en sus encuentros con Libia y la propia Angola, debe esperar un milagro: ganar sus dos encuentros y esperar que Egipto pierda en Angola.

Mientras que a los de Clemente el sueño no se les ha agotado aunque igualmente parece un poco más lejano: deben repetir victoria frente a los de Aubumeyang en Franceville, y frente a Angola en Bengasi, y esperar que los de Queiroz fallen en sus dos encuentros.

 

EFE noticias