Ciudad Guayana. El relicario contentivo de restos del ahora beato de la Iglesia Católica, José Gregorio Hernández Cisneros, reposó la noche de este sábado, en la residencia de habitación del Obispo de Ciudad Guayana, Monseñor Helizandro Terán, luego de haber llegada sobre las tres de la tarde, del mencionado día a la ciudad.

Los restos mortales, en este caso un fragmento de la clavícula del también llamado “médico de los pobres”, José Gregorio Hernández Cisneros, llegaron a las 3:02 al Peaje de ingreso a Ciudad Guayana, por donde arribó luego de un viaje que arrancó  a las seis mañana de la capital de nuestro país, y que por carretera en su propio vehículo, realizó el propio Monseñor Helizandro Terán Bermúdez.

Un grupo de feligreses, pocos realmente para lo que en principio se tenía previsto, por cuanto el arribo de este relicario, estaba presupuestado inicialmente para que se produjera este domingo 2 de Mayo, pero el propio Monseñor Terán decidió adelantar el viaje.

“José Gregorio, el beato es nuestro…”exclamó el padre José Gregorio Hernández en medio de la recepción del referido relicario, que como se indicó posee restos de la clavícula del cuerpo del ahora beato, una referencia no menor, por cuando el relicario que se envió al Vaticano, sede del Papa de la Iglesia Católica, también contenía un trozo de la clavícula del “Siervo de Dios” nacido en Isnotú.

“Va a ir a cada Diócesis de nuestro país, y desde ahora está en todo nuestro país,  y será esparcido por todo el país, y desde el Vaticano, y desde allí al mundo entero…”refirió el propio Padre José Gregorio Salazar Monroy, uno de los párrocos de Ciudad Guayana que acompañaron este recibimiento del referido relicario.

Además en la cita de la tarde de este sábado estuvieron el Pedro Gutiérrez Suárez de la Santísima Trinidad;  Luis Gaitán, párroco de la Iglesia San Pedro y San Pablo, el referido Salazar Monroy, pastor de la Iglesia de Nuestra Señora de Coromoto de Los Olivos y el Padre Jorge Carreño, quien ahora rige católicamente hablando, el Santuario de San Buenaventura de El Roble.

De primer grado

Cabe destacar que los restos que ahora reposan en este referido relicario del “Siervo de Dios” de origen trujillano, son de “primer grado”, y esto es bien importante dar a conocer.

Cuando se va a la canonización, y esta se logra en primera instancia con lo que es la beatificación, se toman restos del beneficiado y favorecido por esta causa, que tenga directa o indirectamente, vinculación con él.

Por ejemplo, en el caso de los restos del relicario que ahora reposan en nuestra Ciudad Guayana, son de primer grado, por que corresponden a un trozo de la clavícula de José Gregorio Hernández.

De hecho, todo lo que corresponda a restos directos del bendecido por una causa de esta manera, son de primer grado: huesos, parte del cuerpo, de cabeza, extremidades, etc, etc.

Luego corresponde al segundo grado, telas, vestimenda, el sombrero o los sombreros de José Gregorio, etc.

Y para el tercer grado, pues algo que “haya tocado” el bendecido, alguna tela péqueña

 Reposó  primera noche en el Campo “B”

La primea noche del relicario en Ciudad Guayana, la pasó en la residencia de habitación de Monseñor Helizandro Terán Bermúdez, Obispo de Ciudad Guayana, ubicada en el Campo “B” de la Ferrominera del Orinoco, según se pudo conocer.

Rodrigo Malagón Forero

Fotos: cortesía