Sao Paulo, Brasil. Considerada como una de las directoras ejecutivas más influyentes de Latinoamérica, la brasileña Luiza Helena Trajano ha tomado las riendas de un frente empresarial para acelerar la vacunación en el país, un desafío que compagina con la dirección de su compañía y el activismo por la igualdad de género.

Trajano (1951, Franca) transformó una pequeña red de tiendas en el interior de Sao Paulo en un imperio de ventas al por menor (Magazine Luiza) con más de 50.000 empleados en todo el país que ha driblado diversas crisis económicas.

Hace algunos años aterrizó en la prestigiosa lista Forbes y en 2020 llegó a ser la mujer más rica de Brasil, pero su trayectoria va más allá del mundo de los negocios.

«Desde pequeña siempre estuve muy vinculada a las causas de mi país, sean sociales o económicas», afirmó en una entrevista virtual con Efe.

ACELERAR LA VACUNACIÓN EN EL PAÍS MÁS AZOTADO POR LA PANDEMIA

Consciente de su influencia, la empresaria lanzó recientemente el frente «Unidos por la Vacuna», el cual actúa en diferentes áreas y recauda donaciones privadas para facilitar el transporte, almacenamiento y la aplicación de dosis de la vacuna anticovid en el sistema público de salud brasileño.

Trajano recalca que el objetivo del frente no es «comercializar vacunas», como ha sido planteado por otros empresarios que buscan la adquisición de antídotos para inmunizar a los empleados de sus compañías, en momentos en los que el país sufre por la falta de dosis disponibles en el mercado internacional.

«No creemos en eso. No estoy contra los grupos que quieren comprar, quiero dejarlo claro, pero mientras el 60 o 70 % de la población no esté vacunada, no sirve vacunar a los funcionarios y dejar el resto sin vacunar. No hay vacunas en el mundo», precisó.

Con más de 368.000 muertos y 13,8 millones de casos de covid-19, Brasil es actualmente uno de los países más azotados por la pandemia, la cual ha puesto la red sanitaria al borde del colapso en buena parte del país.

El agravamiento de la situación en Brasil coincide con una vacunación que avanza a ritmo lento. Poco más del 12 % de la población ha recibido la primera dosis, mientras que el refuerzo tan solo ha sido inoculado en el 4 % de los brasileños.

ACTIVISMO POR REDUCIR EL ABISMO ENTRE HOMBRES Y MUJERES

Directa, carismática y de tono campechano, Trajano se ha alzado como una de las voces más respetadas de Brasil. Su nombre ha llegado a ser tanteado en política, pero la presidenta del Consejo de Administración de Magazine Luiza descarta dar un paso al frente en esa dirección.

«Las grandes transformaciones no parten de un héroe o heroína. Parten de una sociedad civil organizada que piensa y sabe lo que quiere para Brasil. Soy apartidaria», recalca.

 

«Lo que quiero es continuar siendo una política apartidaria, haciendo una planificación estratégica. Ningún país sale adelante si no sabe lo que quiere para los próximos 10 años en educación, salud, empleo y vivienda», declara.

Ella prefiere actuar en la retaguardia. Desde hace ocho años capitanea el Grupo Mulheres de Brasil, el cual cuenta con 87.000 mujeres en todo el mundo «de diferentes clases sociales, colores y religiones» que luchan por estimular la participación femenina en todos los ámbitos, entre ellos el de los negocios.

Brasil, recuerda la empresaria, tan solo tiene un 7 % de mujeres en consejos de administración de empresas con capital abierto, una cifra que se reduce al 4 % si son excluidas las dueñas de compañías e hijas de dueñas.

Conscientes del abismo aún existente entre hombres y mujeres en el mundo de los negocios, el grupo ha entrado con una propuesta en el Congreso para que sean instauradas cuotas tanto en empresas privadas como públicas para que la presencia de mujeres en los consejos de administración llegue al 30 %.

Si se esperase a la meritocracia, precisa, se tardaría más de un siglo el alcanzar dicha meta.

«Estoy totalmente a favor de las cuotas, son un proceso transitorio para corregir una desigualdad», subraya.

EFE noticias