El último ‘nueve’ que funcionó en Stamford Bridge fue Diego Costa y de su marcha han pasado ya seis años. Desde entonces, ni Álvaro Morata, ni Romelu Lukaku, ni Timo Werner, ni Tammy Abraham, ni Gonzalo Higuaín, ni Pierre-Emerick Aubameyang, ni Kai Havertz han logrado romper una maldición contra la que ahora se enfrenta Joao Félix: la maldición del ‘nueve’.

Así se refieren sus propios aficionados a la incapacidad de los delanteros llegados al Chelsea para rendir, un trastorno que se ha agravado en la última temporada, con un Havertz que suma cuatro goles en la Premier League, Aubameyang, que lleva uno, y Raheem Sterling, que tan solo logró cuatro.

Apenas 20 goles en 17 partidos

Esto hace del Chelsea un equipo pírrico en ataque, con 20 goles en 17 jornadas, la mitad que el Arsenal y 25 menos que el Manchester City, equipo que le ha demostrado lo por detrás que está del ritmo competitivo de los mejores. En tres enfrentamientos en tres meses, el City le ha ganado los tres partidos, le ha hecho siete goles y no ha recibido ninguno.

Los ‘Blues’ están a años luz de poder pelear por la Premier y es que a su sequía goleadora se suma el haber perdido la eficacia en defensa, seña de identidad del Chelsea de Thomas Tuchel que se alzó campeón de Europa en 2021. La salida de Antonio Rudiger, líder de la zaga, junto a lo que se ha emborronado el concepto de cinco atrás que montó Tuchel, ha derivado en un equipo que se sostiene por el liderazgo de Thiago Silva, pero que no para de firmar defensas para tratar de frenar la sangría. Han llegado Wesley Fofana (80 millones), Benoit Badiashile (40 millones) y Kalidou Koulibaly (38 millones), pero no han ayudado las lesiones en las bandas, con Ben Chilwell y Reece James lesionados prácticamente todo lo que va de curso.

Félix llega a un Chelsea casi en ruinas y con la sensación de que su nuevo dueño, Todd Boehly, no tiene clara la política de incorporaciones.

Su puesto en el once seguramente parta desde una banda, en ese 5-3-3 con el que juega el conjunto de Grahama Potter y sus grandes rivales serán Sterling, que está lesionado, Mason Mount, Hakim Ziyech, Kai Havertz, Christian Pulisic, Aubameyang y Datro David Fofana.

No anda corto de talento arriba el Chelsea, que aun así ha recurrido al mercado para firmar a uno de los jugadores, por condiciones y precio, más importantes. Si es el hombre que necesita o no el conjunto de Stamford Bridge ya es una de las grandes dudas en la Premier League y dependerá del propio Félix demostrar que media temporada es más que suficiente para enseñar todo lo que no ha podido en el Atlético de Madrid.