FOTOS: Saúl Rondón

Upata.-Efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, acompañados de militares de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, son los que tienen el control del puesto La Romana, Upata, municipio Piar.

Son cientos de vehículos que transitan a diarios por esta carretera internacional hacia distintos sitios de los municipios del Sur, estado Bolívar, por esta misma carretera se puede llegar a Brasil.

La queja es popular, no solo los transportistas se sienten afectados por la retención de bidones con combustible, igual productores del campo y ganaderos; menos aquellos que pagan vacuna en el mencionado puesto.

El tráfico de gasolina es de conocimiento del Gobierno nacional, regional y municipal, el mismo deja grandes ganancias, más a los que trabajan de manera ilegal la minería.

Manuel Salazar, fiscal del terminal de pasajeros El Dorado y carritos por puesto, decidió cerrar la vía con trabajadores del volante por el decomiso que hacen efectivos de la GN.

El problema no solo ocurre en La Romana, igual pasa en otros puntos de la Guardia Nacional que están ubicados desde el peaje San Félix, hasta Santa Elena de Uairén.

Salazar, pide que dejen trabajar a los transportistas, “por lo menos con 40 litros extra de gasolina pueden hacer el trabajo”.

En la alcabala de Casa Blanca, es otro sitio en donde los militares se ensañan contra los trabajadores del transporte extraurbano.

Manuel Salazar, indicó que no todos los transportistas gozarán de los 40 littros de gasolina, sólo los que cubren la ruta hasta El Dorado. Fotos: Saúl Rondón

Escasez de gasolina en municipios del Sur

Echar gasolina en una de las estaciones de servicios que existen en distintos municipios del estado es una odisea. “Solo aquellos favorecidos son los que lograr llenar su tanque, e incluso hasta bidones de distintas capacidad”, acotó uno de los protestantes.

Según, el fiscal recientemente se reunieron con el administrador de la estación de servicio de Tumeremo y el mismo le indicó que reciben cisternas de combustible de manera compartidas.

A los transportistas se les suministra gasolina cada siete días y son cuarenta autos que cubren la ruta hasta El Dorado. Supone que con cuarenta litros que lleven de reserva pueden hacer el trabajo.

Un recipiente de gasolina puede llegar a costar entre los 300 y 400 mil bolívares.

Afectados aprovecharon el momento para decir que la carretera entre El Callao, Tumeremo, El Dorado y Kilómetro 88, es la más crítica, todo ese tramo tiene grandes huecos que pone en riesgo la vida de la gente que transita por la misma.

El decomiso de los bidones de gasolina ocurre en La Romana y otras alcabalas de la GN. Fotos: Saúl Rondón

Propuesta de 40 litros

Manuel Salazar, aclaró que la propuesta presentada por ellos  y que será firmada un acta, únicamente beneficiará a los transportistas del terminal de pasajeros de El Dorado, “a los demás, estos 40 litros de gasolina, no les va dar para llegar a Gran Sabana, o regresar a Ciudad Guayana”.

Otros de los trabajadores por puestos, no se explican cómo es qué aún el gobernador del estado Bolívar, no ha podido regularizar la distribución de combustible hacia la zona Sur del estado, “pareciera que el negocio está hacia estos municipios y la gasolina se va a granel líquido a sectores mineros.

Existe un número aproximado de  2 mil transportistas perjudicados en todo el estado Bolívar porque las gandolas compartidas no llegan a las estaciones de servicios.

Amelia Zamora,  apoya a los transportistas porque tiene que dirigirse a la zona de Boa Vista a buscar medicamentos para su progenitora que sufre de una enfermedad pulmonar y sin transporte es imposible llegar al país vecino.

Exhortó al gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera, al presidente de la República, Nicolás Maduro y a la alcaldesa del municipio Piar, para que se aboquen a resolver el problema, “deben evitar la persecución a los transportistas y el decomiso de combustible”.

Bladimir Martínez Ladera

[email protected]