Gran Sabana.- Una serie de huecos en diversos tramos de la carretera internacional troncal 10 hacen de esta vía una verdadera guillotina para cualquiera, quien deba utilizarla en su trayecto desde o hacia los municipios del eje sur del estado Bolívar.

A juicio de los choferes consultados; los peores tramos son los de Upata – Guasipati – El Callao – Tumeremo – El Dorado; siendo los dos últimos los más “graves” de todo el trayecto.

“Hay varios huecos que ni se ven por la sombra de los árboles”, se quejó Franklin Duarte quien recordó que muchos accidentes se deben a los innumerables huecos que se pueden conseguir a lo largo y ancho de la importante vialidad.

En el trayecto son visibles aquellas personas quienes a través del trabajo rudimentario tapan algunos huecos, solicitando así el apoyo de los conductores quienes pasan por el lugar, esto como manera subsistencia ante la falta de ofertas laborales.

“No se niega que ya se han tapado unos huecos por parte de la gobernación y los mismos jóvenes que están en la vía han tapado otros, pero hay mucho por recuperar; a esta carretera se le negó la atención necesaria durante los últimos 4 años”, destacó Gonzalo Freites, quien pidió hacer extensivo el plan de reasfaltado durante los días previos al carnaval de El Callao.

La peligrosidad de la carretera también se percibe en horas de la noche, donde muchos huecos pasan inadvertidos, lo cual genera mayor riesgo para los conductores, quienes a su vez tienen que lidiar con algunos carros con luces LED, las cuales están prohibidas, pero muchos conductores las utilizan como si nada.

El tramo Guasipati – Upata al ser uno de los más largos, también presenta ciertos sectores muy afectados, entre ellos los conocidos “chinchorros de Villa Lola”, Santa Cruz, salida a Upata (Guasipati), entre otros. Lo cual hace que sean tomados en cuenta como “urgentes” al momento de llevar a cabo cualquier programa de reasfaltado.

Soy Nueva Prensa Digital Sur