Amazonas.-Este sábado 23 de abril aproximadamente a las 11 de la mañana, embarcaciones que se presume provienen de Colombia, iban navegando hacia las minas del Parque Nacional Yapacana, cuando evadieron el punto de control indígena conocido como Súpiro, lo que generó que los indígenas apostados en dicho punto de control fueran a interceptarlos.

El incidente dejó como saldo un indígena herido identificado como Edison Cabana Rodríguez, del pueblo Piapoco, de 22 años de edad, habitante de la comunidad Cupaven, quien recibió una herida por arma de fuego con orificio de entrada y salida que le afectó el hipocondrio derecho, según el informe médico que le levantaron en el ambulatorio María Garrido de San Fernando de Atabapo, al cual tuvo acceso Kapé Kapé.

Cabana Rodríguez fue trasladado vía aérea el sábado en la tarde por efectivos militares, desde la capital del municipio Atabapo hasta Puerto Ayacucho, para recibir atención médica en el hospital José Gregorio Hernández. Aunque se encuentra en la unidad de cuidados intensivos de este centro de salud su condición es estable.

Deysi Cabana, hermana del indígena herido y quien lo acompaña en el hospital de Puerto Ayacucho, contó a Kapé Kapé que su hermano recibió el disparo cuando él y otros indígenas se acercaron en una embarcación a verificar por qué las embarcaciones colombianas no habían pasado por el punto de control que tienen instalado en Súpiro. Señaló como responsables del hecho a supuestos miembros de grupos armados irregulares que navegan por la zona y se instalan en el Yapacana.

Esta versión es similar a la escuchada en un video al que tuvo acceso Kapé Kapé, donde minutos después de lo ocurrido con las embarcaciones evadidas en Súpiro, se oye a una persona acusar como responsables a supuestos miembros de las FARC.

 Aunque en este caso inicialmente se ha hablado de 3 heridos, al ambulatorio de San Fernando de Atabapo y al hospital de Puerto Ayacucho solamente ha sido trasladado uno.

Por lo pronto la situación ha generado tensión en la zona, se conoció que ayer los indígenas impidieron el paso de embarcaciones en el sector conocido como Cáscara Dura y los habitantes de Atabapo están exigiendo la presencia de autoridades civiles y militares en San Fernando, la capital municipal para hacer una asamblea, discutir la situación ocurrida y ver qué solución se puede aplicar.

Este domingo 24 de abril se lleva a cabo en la plaza Bolívar de San Fernando de Atabapo una asamblea de la población con autoridades militares donde se trata como punto la investigación de los hechos ocurridos en Súpiro el sábado 23 de abril, la creación de una comisión mixta para la seguridad ciudadana y la legalización de los puntos de control indígenas.

Los puntos de control indígenas no son bien vistos entre los venezolanos y colombianos que navegan hasta las minas del Parque Nacional Yapacana por representar un obstáculo para esta práctica ilegal que sigue creciendo en la zona.

Se hace cada vez más urgente la implementación de políticas de atención a las poblaciones indígenas que les permitan tener acceso a un nivel de vida óptimo, sin tener que abandonar sus prácticas tradicionales.

Es también imperiosa la necesidad de controlar la depredación ambiental que viene ocurriendo en el Yapacana, y que cada vez tiene consecuencias más irreversibles.

Prensa Kapé Kapé