Dispensario del asentamiento campesino, tiene muchos años cerrado. Foto: Níger

San Félix.-Residentes del sector Mina Arriba en la parroquia Pozo Verde, San Félix, preocupados por los casos de paludismos que acontecen en dicho sector, ubicado en la vía El Pao.

El asentamiento campesino está a más de 20 kilómetros de la carretera, Tiene un dispensario, sin embargo, con las puertas cerradas por falta de insumos, enfermera y un médico.

Denunciaron que el alcalde de Caroní, Tito Oviedo y al gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera, son responsables que la malaria, en vez de disminuir, crezca el número de personas contagiadas.

Santos Salazar, dice tener paludismo; mientras que Darío Marcano y Arístides Guilarte, están pasando la enfermedad. Saben que son más de 20 personas las contagiadas, “pudieran ser más ciudadanos con paludismo”, acotó Salazar.

El dispensario desde hace mucho cerró por falta de insumos y un médico rural. La Dirección de Salud, se olvidó de dicho centro, es lo que apuntan los lugareños.

Palúdicos, piden tratamiento y que se haga saneamiento en el sector

El paludismo llegó para quedarse

Palúdicos expresan que el mosquito que trasmite la enfermedad llegó al pueblo para quedarse, “han pasado muchos años que en la comunidad no se fumiga, ocurría cuando se detectaba un caso de paludismo, ahora con, eso desapareció desde que llegó este gobierno”.

Creen que todo se debe al lugar en el cual ellos se encuentran, también a la quebrada que pasa por el caserío. Exigen a representantes del gobierno local y regional que doten de recursos al dispensario, también piden tratamiento para combatir dicha enfermedad.

“Se hace costoso y difícil salir de este lugar con un enfermo, a uno de los hospitales. No, contamos con transporte público y los pocos que prestan el servicio, cobran un pasaje en 30 mil bolívares, hasta el puesto La Chinita de la Guardia Nacional, después ese punto hay que subir a otro vehículo, serían unos 500 bolívares para ir y regresar”, detalló Darío Marcano.

Productores del campo piden la presencia del gobernador Justo Noguera y del alcalde Tito Oviedo, ellos piensan que es necesario que ambas autoridades del gobierno, escuchen las necesidades de la gente que vive y padece en el referido asentamiento campesino.

Bladimir Martínez Ladera

[email protected]