Fotografía Elías Rivas

Ciudad Guayana. – Yolanda Rodríguez, alzó la voz para alegar que una cisterna no es la solución a sus problemas. Por otra parte, Miguel Acosta, declaró que el agua es un servicio de primera necesidad para su hogar y Delia González exclamó que está cansada que Hidrobolívar se haga el ciego, el sordo y el mudo.

Estos tres guayaneses, residentes de la Urbanización Yuruani Unare III, tienen algo en común y es que el agua que debería llegarle por sus tuberías es ya una ilusión, por esto los vecinos del sector 4 y 6 se organizaron para realizar en horas de la mañana una protesta pacífica.

La mayoría de los habitantes de este sector confirman que son adultos mayores que se han tenido que acostumbrar a cargar agua diariamente, debido a que no cuentan con este servicio por tubería desde hace tres años.

Incluso, la parte alta de la Urb. Yuruani Unare III, en sector 6, presenta más deficiencia con este servicio porque no les llega ni una gota de agua.

Aunque, cada cierto tiempo, según vecinos, envían una cisterna de 10.000 litros, no es suficiente para abastecer a las 935 familias que habitan en la comunidad. 

Exigen soluciones

Yolanda Rodríguez, representante del Consejo Comunal de la Urbanización Yuruani sector 4 y 6, mencionó al equipo de Soy Nueva Prensa Digital que son varios los llamados que le han hecho a la Hidrológica del estado Bolívar.

“Tengo el expediente extenso de cartas y firmas que hemos recogido en el sector. Por Hidrobolívar nos han puesto en gestión comunitaria, el Ing. Francisco Castro jefe de los sectores de la nueva estructura”, explicó.

Rodríguez añadió que “Han traído cuadrillas en reiteradas ocasiones, pero no hemos visto solución positiva hasta el momento”. 

Ante esto, las autoridades responsables les explican a los habitantes que no han podido solucionar el problema debido a la gravedad del golfo 7, el cual no está recibiendo agua suficiente, además de que le faltan bombas.

El Concejal del municipio Caroní, Miguel Acosta, acompañó a sus vecinos en esta protesta para apoyar y reclamar por sus derechos. 

Aunque, destacó los otros problemas que afectan la comunidad, como la basura, el alumbrado público y los huecos que han traído accidentes, explicó que por ahora principalmente necesitan ver resultados en el problema del agua.

“En mi hogar vivimos cinco personas, y debemos comprar agua constantemente. Pero, si no tenemos nos quedamos sin agua”, afirmó.

Asimismo, mencionó que deben comprar agua para cocinar, porque la que es suministrada por el gobierno en camión cisterna llega tan sucia, que es imposible usarla para cocinar.

«Los que no tenemos tanto recursos la hierven para cocinar con ella, pero tomando el riesgo que podríamos enfermarnos», expresó el concejal Acosta, quien añadió que ha hecho la denuncia ante la cámara municipal sobre este problema que agrava a una cantidad numerosa de habitantes, pero los resultados han sido ineficientes.

Protestas en la comunidad

Todos los vecinos que conforman la Urb. Yuruani en Unare III, confirmaron que seguirán saliendo a las calles de su comunidad para alzar su voz. 

Que esperan respuestas de los responsables y tienen las aspiraciones que la gestión de Ángel Marcano se pronuncie al respecto. Por lo pronto, continuarán unidos como una comunidad organizada para obtener resultados positivos. 

“Gobernador Ángel Marcano, alcalde del municipio Caroní Tito Oviedo, apersónense y den la cara a esta comunidad donde hay ancianos, niños y señoras discapacitadas que nos acompañan en esta lucha, porque la lucha es de todos», añadió Delia González, vecina.

Por su parte, Sonia Mayorca, habitante del sector que presenta una discapacidad desde hace dos años, y es habitante de Unare III desde hace casi 40 años, explicó que ella se ve muy afectada por la falta del servicio debido a que sufre de gastroenteritis.

“Cuando me da eso es complicado para mí, ya que no puedo estar cargando agua y la poca agua con la que nos abastecemos debo gastar para bajar el inodoro”, comentó.

Llamado a las autoridades responsables

Cada miembro de Yuruani vive una realidad distinta, puesto que la mayoría son niños y adultos mayores. Por dicha razón, nuevamente, hacen un llamado a las autoridades competentes a Hidrobolívar, el gobernador de la entidad, Ángel Marcano y al alcalde, Tito Oviedo para que se aboquen a resolver esta situación.