Al menos 207 muertos hubo en Sri Lanka tras 8 explosiones calificadas como atentados terroristas

Redacción Internacional.- La comunidad internacional condenó los atentados con bomba que han golpeado este domingo tres hoteles de lujo, una pequeña pensión, un complejo residencial y tres iglesias en Sri Lanka, en el Domingo de Resurrección, y que han causado hasta el momento al menos 207 muertos, entre ellos 9 extranjeros, y 450 heridos.

«He escuchado con tristeza la noticia de los graves atentados que, precisamente hoy, día de Pascua, han causado luto y dolor en algunas iglesias y otros lugares de reunión de Sri Lanka. Deseo mostrar mi cercanía más afectuosa a la comunidad cristiana, golpeada mientras se encontraba en oración, y a todas las víctimas de esta violencia cruel», aseguró el Papa Francisco en su mensaje en el Domingo de Resurrección.

También el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se mostró horrorizado por las bombas que «le han costado la vida a tanta gente» y envió sus condolencias «a las familias y a quienes se acercaron para rezar pacíficamente o para visitar ese hermoso país. Estamos preparados para respaldar», tuiteó.

La primera ministra británica, Theresa May, calificó los ataques de «espeluznantes» y aseguró que nadie jamás debería tener que practicar su fe «con temor», al tiempo que instó a «permanecer juntos» ante atentados tan crueles.

Por su parte, el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, condenó los ataques «en los términos más rotundos». «Estos viles hechos se dirigían aparentemente contra personas que rezaban en iglesias en el domingo de resurrección y contra turistas. Nada puede justificar el asesinato de personas inocentes», dijo.

No nos doblegarán

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, mostró en un tuit su «más enérgica» condena por los «terribles atentados» que «nos hacen llorar».

«El terror y la barbarie no nos doblegarán nunca. Mi apoyo y cariño a todas las víctimas y familiares», agregó.

En términos similares se expresó el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quien en turco e inglés escribió «condeno de forma tajante los ataques terroristas de la Pascua en Sri Lanka. Esto es un ataque contra toda la humanidad».

Las iglesias cristianas en Tierra Santa expresaron su pesar. «Qué difíciles, irritantes y tristes son estas noticias, especialmente porque los ataques se produjeron mientras los cristianos celebraban Pascua», lamentó el asesor de líderes de la Iglesia en Tierra Santa, Wadie Abunassar, que transmitió su solidaridad con el país asiático y todos sus habitantes «en sus varias confesiones religiosas y orígenes étnicos».

Las iglesias rezan «por las almas de las víctimas» y piden la rápida recuperación de los heridos», agregó en un comunicado.

Horrorosos

El primer ministro de la India, Narendra Modi, dijo en un tuit que «no hay lugar para semejante barbarie en nuestra región. La India se solidariza con el pueblo de Sri Lanka. Mis pensamientos están con las familias afligidas y las oraciones con los heridos».

En la misma red social, el primer ministro paquistaní, Imran Khan, calificó de «horrorosos» los atentados y tras dar las condolencias expresó la «total solidaridad con Sri Lanka en su hora de duelo».

El Gobierno de Indonesia, en comunicado del Ministerio de Exteriores, condenó «con contundencia los ataques con bomba en varios lugares de Sri Lanka» y expresó «sus más profundas condolencias a las víctimas y a sus familiares».


Religión y turismo

La religión y el turismo han sido los objetivos de los ataques perpetrados hoy en tres iglesias católicas y tres hoteles de lujo de Sri Lanka, con 187 muertos y sin que, por el momento, ningún grupo haya reivindicado su autoría.

En un país poco habituado a la violencia contra los cristianos, aunque sí a los enfrentamientos entre budistas y musulmanes, los ataques coinciden además con la celebración del Domingo de Resurrección, una de las mayores festividades de la Semana Santa.

Tampoco son usuales los atentados contra complejos turísticos de alto nivel, en un país que se ha convertido en uno de los principales focos de atracción turística en el Sudeste asiático por su exhuberante naturaleza y su rico patrimonio histórico.

Estas son algunas de las claves que definen a esta nación insular, conocida históricamente como Ceilán y que se independizó del Reino Unido en 1948.

– Religión

En Sri Lanka la población budista representa el 70,2%, mientras que los cristianos son el 7,4 %, los hinduistas el 12,6 % y los musulmanes el 9,7%, según datos del censo de 2011.

Los enfrentamientos entre budistas y musulmanes han sido recurrentes en los últimos cinco años: en 2017 se produjeron al menos 16 incidentes violentos contra musulmanes, que llevaron a la creación de «comités de reconciliación» en todos los distritos del país y en 2018 el Gobierno llegó a declarar el estado de emergencia.

– Turismo

Sri Lanka ha vivido en los últimos años un creciente desarrollo industrial que ha hecho crecer su PIB hasta los 87.175 millones de dólares y la renta per cápita a 3.840 dólares en 2017, en buena parte merced a un sector turístico en auge.

Según datos del Banco Mundial, Sri Lanka ha pasado en sólo dos décadas de recibir 360.000 visitantes (1997) a 2,1 millones (2017).