Coach Bárbara Ortega

Hay 2 formas de vivir, viviendo tu propia vida o repitiendo la de alguien más, es decir siendo original o siendo una copia, la única manera de saber esto es lanzándote tu aventura hacia dentro, atreviéndote a conocer tu historia personal y a partir de ahí, escribir otra, a punta de nuevas acciones e incorporando los aprendizajes que aparezcan en el camino y para esto se requiere esfuerzo.

De nada sirve que te conozcas si no haces nada con ello, saber que eres indisciplinado porque fue lo que viste cuando niño y hoy desde tu posición de adulto sigues arrastrando este patrón que te genera insatisfacción, sin hacer absolutamente nada para cambiarlo, esto es lo que te impide avanzar y te lleva a quedarte viviendo la vida de alguien más o repitiendo la historia de otra persona.

En este camino de evolución me ha tocado deslastrarme de un montón de condicionamientos que bloqueaban mi progreso, mi abundancia y mi autoestima, es por eso que lo que hoy te escribo, lo hago con la única intención de que te atrevas a ser tu mismo para hacer de tu vida una vida con sentido, pero con sentido para ti, no para otros, si a alguien le debe interesar tu vida es a ti mismo.

Te presento 3 pasos para avanzar hacia tu propia vida:

  1. Desarrolla un interés genuino por ti:

Es momento de empezar a interesarte genuinamente en ti, descubriendo que experiencias han marcado tu vida y te han convertido en la persona que eres hoy, a que influencia has estado sometido y ver en ti el reflejo de eso que viste, oíste y sentiste en algún momento de tu vida, para luego tomar una segunda decisión, avanzar con estos condicionamientos, si son útiles para tu vida, o abandonarlos aquí para caminar de un modo distinto y obtener resultados diferentes. Te regalo 3 preguntas para  que inicies este trabajo: ¿Estoy viviendo mi propia vida, o la de mis padres, mi esposo, mis hijos? ¿De dónde proviene la forma de pensar que tienes? ¿Cómo puedes inmediatamente tomar el control de tu vida?

  1. Abandona la necesidad de encajar:

Insistimos en encajar, ¿Encajar en qué? Si la vida no es un rompecabezas, ni tu una figura que necesita abandonar su esencia para pertenecer a algo o encajar en algo.

Lo único que te mantendrá motivado es hacer lo que en esencia quieres hacer y todo empieza por ser tu mismo, sin mascaras, siendo tu y dándote la oportunidad de desaprender (soltar todo lo conocido) para aprender (vivir nuevas experiencias) y así convertirte en quien quieres ser y hacer lo que realmente quieres hacer, esta es la manera que conozco de darle sentido a la vida, esta vida que es solo tuya y tienes derecho de vivirla a tu manera. Plantéate 2 escenarios: el primero, te quedas donde estas, con lo sabes y lo que has vivido y te preguntas ¿Me siento satisfecho viviendo esta vida? ¿Quisiera continuar mis días de este modo? Y el segundo, te lanzas a lo desconocido, te vas a caer y te vas a levantar, vas a aprender porque vas a experimentar y sigues adelante con todo lo nuevo que estás viviendo, y ahora te preguntas ¿Esto le da sentido a mi vida? ¿Me visualizo viviendo de esta manera? ¿Cómo me sentiré si lo hago de esta nueva forma? Lo que decidas determinará tu futuro.

  1. Determina tu PARA QUE:

¿Para qué haces lo haces? Revisa bien tu respuesta, no he preguntado ¿Por qué haces lo que haces? Sino para que lo haces. Que es lo que persigues, siendo muy honesto en tu respuesta, de lo honesto que seas dependerán los resultados que obtengas en el camino y las oportunidades que te des de hacer las cosas diferentes, de lanzarte a lo desconocido y arriesgarte a alcanzar eso que verdaderamente anhelas. Él para qué le da sentido a cada acción que ejecutamos y a cada aprendizaje que se cruza en nuestro camino, esos que en ocasiones son voluntarios pero en su mayoría son involuntarios, ambos muy necesarios para avanzar y hacerle frente a los retos que se van presentando mientras vives. El para qué es tu motor y si ese motor tiene averías, lo más probable es que tu vehículo (tu mismo) se detenga en el camino, sin poder avanzar hacia algún destino. Pregúntate ¿Para qué hago todo esto? O ¿Para qué no lo hago? Ambos te darán el resultado de lo que persigues cuando actúas o no actúas.

Así que si quieres avanzar hacia tu propia vida, empieza desarrollando un interés genuino por ti mismo,  abandonando la necesidad de encajar y determinando tú para que, y recuerda, si necesitas pedir ayuda para dar alguno de estos pasos, hazlo, lo importante es que te ocupes y dejes de colocarte tantas excusas.

Con amor

Coach Bárbara Ortega

@coachbarbaraortega