Ciudad Bolívar.- Tras conmemorarse 529 años de la “Resistencia Indígena”, el equipo reporteril de este medio de comunicación, se comunicó con Pedro Requena, presidente de la Fundación Indígenas de Bolívar, para conocer la lucha y trabajo que se realiza en el estado Bolívar en defensa de los pueblos originarios.

El joven Kariña, comentó que luego del exitoso trabajo realizado en el Instituto Autónomo Indígena del estado Bolívar y observar las constantes amenazas, violencias y vulnerabilidad en el que viven los 19 pueblos indígenas de la región, nace la Fundación Indígenas de Bolívar, con el objetivo de impulsar planes de formación, acompañamiento y organización en los principales tópicos vinculado a la vida social y comunitaria de la población originaria.

Requena, aseguró que las 435 comunidades perteneciente a los 19 pueblos indígenas que coexisten en el estado Bolívar, constantemente son impactadas de forma negativa por diferentes fenómenos sociales generados a consecuencia de la dinámica política y económica que afecta al país.

Desplazamiento del hábitat

El presidente de la Fundación Indígenas de Bolívar, Pedro Requena, dijo que las invasiones a territorios indígenas es franco desconocimiento a la Constitución y la Ley Especial para los pueblos indígenas, “esto hace suponer la debilidad institucional que presenta el Estado venezolano para los pueblos Indígenas (…) la complicidad de representantes indígenas en los diferentes escenarios persigue la destrucción social indígena y que no se ha hecho esperar en los últimos años”.

Detalló que de forma beligerante se ha establecido una estructura delictiva con rostros indígenas obedientes al opresor, capaces de entregar pueblos y comunidades enteras a los intereses superiores en pleno conocimiento de que se autodestruyen buscando cobijo en grupos de poder, sometiéndose a la despersonalización.

“En esta fundación denunciamos las constantes amenazas a nuestros pueblos y comunidades indígenas en los que destaca, invasión de territorios, la incesante alienación cultural, la violación al derecho a la salud, a la educación, a la justicia, al trabajo y a la participación política”.

Referente a este último, dijo que “enfrentamos un reglamento interno que rige el proceso eleccionario para representantes indígenas a cargos de elección popular y ante el desconocimiento reconocidas instituciones como el Consejo Nacional Electoral, prefiere cometer errores históricos en el que trata a la sociedad indígena como analfabetas y lejos de garantizar la transparencia se vuelve cómplice de los grupos delictivos enquistados en las instituciones con accionar contrarevolucioanario”.

Siguió diciendo “parece un chiste pero para el venidero proceso electoral indígena del 26 de noviembre, 3 personas elegirían un concejal y su suplente, así como otro caso emblemático es que se ha permitido que una persona no indígena opte por un cargo de elección popular que es para indígena de acuerdo a la Constitución y la Ley”.

Accionar urgente

Para el  indígena, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y representantes gubernamentales tienen el deber de revisar de forma urgente las acciones asociadas a pueblos y comunidades indígenas, así como buscar alternativas para diversificar las voces que escucha en materia de asesorías y orientaciones especializadas en la materia y evitar las consecuencias negativas a las que ha tenido que enfrentar los indígenas del estado Bolívar.

“Los principales casos que se han conocido en materia indígena y en los que ha se ha criminalizado a la población indígena ha sido por las malas orientaciones de dirigentes, cómplices que luego que ocurre lo hechos con saldos negativos se lavan las manos y de forma irresponsable acusan a autoridades legítimas, líderes y lideresas naturales con la intención de pagar a quien tenga una opinión distinta”.

Siguió “el pueblo Pemón ha visto caer a hombres y mujeres hermanos, así como el pueblo Jivi, al tiempo que de manera desesperada encarcelan y persiguen a otros tantos”.

Ataque a las organizaciones

Referente al ataque a la organización propia, Requena aseveró que es otro elemento planificado, proceso en el que se ha generado hechos donde en comunidades indígenas se han estructurado en varias directivas, “promoviendo la división de pueblos enteros como es el caso del pueblo Huottoja en el sector Parhuaza, consecuencia del engaño al cacique colocándolo a firmar documentos que autorizan la explotación del coltán en sus territorios así como el establecimiento de dicha empresa en la zona”.

Dijo que “se ha empujado a que los pueblos y comunidades indígenas le resten credibilidad a la institucionalidad gubernamental, haciéndola más vulnerable alejándose del Estado protector y permitiendo que quienes ejercen cargos públicos por la representación indígena no rindan cuentas a su pueblo”.

Hay esperanza

Viendo todas estas fallas y cargados del más puro amor y esperanza, a inicios del año 2021 nació la Fundación Indígenas de Bolívar para atender de forma transversal a los pueblos y comunidades indígenas con sede en Ciudad Bolívar, así como estar al servicio de instancias con interés en pueblos y comunidades originarias para la asesoría, orientación y acompañamiento especializado como garantía de minimizar los impactos negativos a la sociedad ancestral en el desarrollo de acciones en territorio, comunidades o pueblos indígenas.

Requena, aseguró que la Fundación Indígenas de Bolívar reúne a los profesionales especializados en materias asociadas a pueblos y comunidades indígenas para la atención en; salud, educación, cultura, agricultura, pesca, pecuaria, jurídico, organización, deporte, minería, transporte, comunicación e información, así como también en construcción civil, jurídica y legal.

Referente a la fecha conmemorativa, el presidente de la Fundación Indígenas de Bolívar, comentó que el 12 de octubre como «Día de la Resistencia indígena», implica el reconocimiento en esa fecha del comienzo de la barbarie colonial que experimenta Abya Yala desde hace más de 500 años. También significa reconocer la resistencia de los pueblos originarios contra cualquier forma de opresión.

Ivannia Moreno Palacios