Caracas.- El 7 de mayo de 1995, el Papa Juan Pablo II beatificaba a la Madre María de San José: la venezolana que abrió el santoral. Así lo recuerda la hermana Gracelia Molina, en un trabajo especial reseñado en Globovisión. 

La hermana Gracelia Molina es la encargada de la Causa de Canonización de esta religiosa, a quien se le comprobó un milagro de Dios bajo su intercesión, en 1993.

Se trataba de la recuperación instantánea e irreversible de la hermana Teresa Silva, que había estado por años invalidada por una osteoporósis. En vida, la Madre María de San José le dijo: «cuando cumplas 50 años, sanarás». Así ocurrió, siendo este hecho, debidamente estudiado en Caracas y en Roma, lo que llevó a los altares a la venezolana. 

«María de San José fue una mujer que se dejó enamorar de Dios y que de su amor contagió a muchas mujeres que siguen en su congregación y también laicos que siguen su ejemplo: la Eucaristía, la oración, el silencio y la ayuda a los más pobres», señala Fray Juan Carlos Fernández, miembro de la Orden Agustinos Recoletos.

En ello coincide tanto la hermana Nicolasa Valero como la hermana Rosaura Meneses, quienes conocieron en vida a la Madre María de San José. A la primera, la beata le colocó el velo; y a la segunda, la recibió cuando llegó de Antioquia, Colombia.

«Ella era muy caritativa. Una bella persona pero también muy estricta en sus cosas porque como Madre Superiora tenía que tener carácter», dice Meneses, mientras que Valero reitera: «La Madre María ayudó mucho, mucho. Yo aprendí de ella y de mi mamá».

La madre María de San José nació el 25 de abril de 1875, en Choroní, estado Aragua, bajo el nombre de Evangelista Alvarado Cardozo; desde muy pequeña dedicó su vida a Dios.

Fueron 91 años de vida y de entrega, hasta que murió un 2 de abril de 1967, en su natal Maracay, en compañía de sus religiosas.

Hoy día, su cuerpo permanece incorrupto en un Santuario ubicado en la avenida Bolívar de Maracay, estado Aragua, donde sus devotos la veneran y claman su intercesión. 

Para leer más sobre este especial, haga clic aquí