Entrada al Centro Médico Asistencial “Dr. Roberto Lozano Villegas” (Modulo de la 45) - Foto: Cortesía

Ciudad Guayana.-Trabajadores del Centro Médico Asistencial “Dr. Roberto Lozano Villegas” conocido popularmente como el módulo de la 45 denunciaron el maltrato y suspensión del salario por parte de la directiva del centro de salud.

“La dirección es completamente hostil, llevamos más de 10 años en la institución. Ella (la directora) como medida de represalia nos saca del listado para surtir combustible”, dijeron los afectados.

Quienes denunciaron el maltrato que reciben a diario por exigir los insumos de bioseguridad para su protección y además le han suspendido el salario.

Todo comenzó cuando cuatro trabajadores se reunieron con la directiva del recinto para solicitar y exigir los insumos de bioseguridad para atender a pacientes con sintomatologías respiratorias asociadas a la COVID-19 y el cese al acoso laboral por parte de la directora del recinto, Yokira Leonardez.

No obstante, como respuesta solo han recibido más maltrato y suspensión de sus salarios.

Los denunciantes también dieron a conocer que la jefa de Recursos Humanos suspendió la última reunión, pues considerándola “ilegal” pedir insumos y pidió al personal volver inmediatamente a sus puestos de trabajo.

Horas más tarde, informó la suspensión de los salarios de las personas que lideraban la convocatoria.

Trabajadores del Modulo de la 45 – Foto: Cortesía

Vigilancia constante

Y recalcaron que la directora designó a una persona para grabar al personal durante las jornadas laborales a modo de mantenerlos vigilados y la acusaron de levantar expedientes falsos contra el personal para así dar motivos de suspensión.

“Ha levantado falsos expedientes contra varios compañeros a los que les puso sanciones administrativas y prohibición de ingresar a las instalaciones”, dijo Luisana Bertho, enfermera y una de las personas que fueron suspendidas el pasado 17 de agosto, a pesar que existe la ley de inamovilidad laboral decretada por el Gobierno nacional.

Las personas que fueron suspendidos solicitaron una reunión con la directora y “esta nos acusó de abordar su oficina de manera agresiva”, añadió Bertho.

“Hay 11 denuncias de acoso laboral que conozca, pero todavía hay más compañeros que los sacaron de la nómina y suspendieron sus salarios por otras razones”, afirmó la enfermera Luisana Bertho.

“Nos maltrata, nos vigila y se jacta diciendo que ella es respaldada por políticos”, agregó.

El personal afectado informó que han realizado denuncias al Ministerio del Trabajo, al Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laboral (INPSASEL), Defensoría del Pueblo y la dirección de Recursos Humanos del ambulatorio y ninguna ha sido tomada en cuenta.

En el centro asistencial son frecuentes las denuncias por la constante persecución por parte de las directivas. Sobre todo, en los hospitales centinelas de Guayana que sus empleados con acusados de robo y les confiscan los fármacos e insumos de su propiedad.