Puerto Ordaz.-Progenitora de Yorman Eduardo Sierraalta pide que se haga justicia por la muerte de su hijo, también hace responsable a “El Mocho” de este doble crimen.

Aclaró que su hijo, en ningún momento se hallaba armado cuando lo mataron, tampoco llegó a enfrentarse a ningún cuerpo policial como publicaron en algunos medios digitales.

Dice Rosalba, que “El Mocho” Leobaldo, sacó bajo engaño a las víctimas de la fiesta y los trasladó hasta el sitio en donde aguardaba el asesino.

Su hijo recibió un disparo por la espalda, después que cayó en el pavimento el homicida le disparó tres veces en la cabeza; en tanto que el tercer sujeto que salvó su vida fue “El Mocho”.

Actualmente, el referido sujeto está privado de libertad, era quien organizaba a los menores para que cometieran fechorías.

Rosalba, dice que su hijo no era ningún santo, ella, en muchas oportunidades lo aconsejó; sin embargo, el cabecilla de “Los Rapiditos”, lo amenazaba y lo obliga a delinquir.

Yorman estaba sentenciado

Sierraalta, declara que su hijo fue sentenciado por “El Mocho”. En los cuerpos de seguridad reposan denuncian contra este sujeto que dirigía a “Los Rapiditos”.

Igual, aclaro el mencionado delincuente organizó el hurto en galpón de la empresa Euro Maquinarias, trasladó hasta este sitio un camión que utilizaron para subir lo robado.

El doble crimen ocurrió  en horas de la madrugada del día domingo 31 de julio, según, luego que el pistolero disparó contra Yorman y Yordis Masoul Moreno, “El Mocho” y otros se trasladaron a la barraca de las víctimas, ubicada en la invasión y la desvalijaron.

El mencionado delincuentes, tiene registro policial por varios delitos, el más reciente lo perpetró en Villa Central de Puerto Ordaz, supuestamente se metió en unos apartamentos y fue aprehendido por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de la PNB.

Rosalba, apunta que la gente siente miedo de denunciar a este individuo; además, exclamó que cualquiera cosa que pueda ocurrirle a ella, hace responsable a este sujeto.

Bladimir Martínez Ladera
[email protected]