Sao Paulo.- El Gobierno brasileño impuso una multa de 86,3 millones de reales (unos 17 millones de dólares) a Vale, uno de los mayores productores mundiales de hierro, por el desastre minero que dejó cerca de 270 muertos en 2019, informó este lunes la empresa.

La Contraloría General de la Unión concluyó que Vale «no presentó información fidedigna a la Agencia Nacional de Minería» en relación con la represa de la compañía que colapsó el 25 de enero de 2019 en el municipio de Brumadinho, estado de Minas Gerais.

El órgano considera que fue emitida una declaración sobre el estado en que se encontraba la estructura de junio a septiembre de 2018 con resultado positivo, cuando debería haber sido negativo.

«Ello constituyó un acto lesivo a la administración pública al obstaculizar la inspección de la autoridad minera», indicó Vale en una nota en la que subrayó su desacuerdo con esa decisión y anunció que presentará un recurso a la CGU en los próximo diez días.

La minera destacó que el valor de la multa es el mínimo establecido por ley y que el Gobierno reconoció «la inexistencia de actos de corrupción» en la tragedia, a partir de la cual se abrieron diversas investigaciones para identificar a los responsables.

Algunos procesos penales apuntan a Vale y a la firma alemana TÜV Süd, contratada entonces para evaluar y certificar la seguridad de la represa de Brumadinho que se vino abajo, generando un ‘tsunami’ de residuos que cubrió miles de hectáreas y dejó 266 muertos y 4 personas aún dadas hoy como desaparecidas.

Según medios locales, documentos obtenidos por las autoridades brasileñas indican que trabajadores de TÜV Süd sabían del bajo nivel de seguridad de la estructura, pero al parecer sufrían presiones desde Vale para emitir certificados favorables.

En la esfera civil, Vale acordó con la Fiscalía en febrero de 2021 pagar 37.689 millones de reales (hoy unos 7.400 millones de dólares) en indemnizaciones por los daños causados.

 

EFE