Al parecer el padre de la cantante tuvo una fuerte discusión con su nieto y le sacudió. El padre declaró a la policía que abusaron físicamente del niño.

El ex esposo de Britney Spears, Kevin Federline, ha acusado al padre de la cantante, Jamie Spears, de abusar físicamente de su hijo Sean Preston, de 13 años, cuando se encontraba de visita junto a su hermano, Jayden James, y su madre en su casa, el pasado 24 de agosto.

Así lo ha desvelado a la revista People el representante y abogado de Federline, Mark Vincent Kaplan, según el cual el padre de la princesa del pop y su nieto tuvieron una fuerte discusión, tras la cual el menor se encerró en una de las habitaciones.

El abuelo reaccionó rompiendo la puerta del dormitorio y supuestamente agredió violentamente al menor. «Britney hizo lo correcto y se llevó a los niños, pero el trauma persiste», asegura Kaplan, que también asegura que Jayden, el hermano pequeño de Sean, fue testigo de la discusión.

Agencias