La fecha de caducidad establecida por el fabricante se basa en la estabilidad del medicamento en su envase original sellado

 

Yessika Muñoz 

Ciudad Guayana.- Muchas personas se preguntan si existe algún tipo de riesgo o efecto secundario el usar medicamentos luego de la fecha de caducidad.

Sin embargo, ante el alto costo de fármacos en Venezuela no es un secreto que haya aumentado el número de pacientes que ya no los desechen, aunque estén vencidos.

El doctor Hugo Lezama, secretario general del Colegio de Médicos seccional Guayana, con 31 años de experiencia, declara que hasta ahora no conoce algún efecto secundario en pacientes que hayan consumido medicinas con fecha de expiración.

“Lo que se ha observado es que quizás la potencialidad no sean las mismas, aun así puede ser utilizado para salvar una vida”, acota.

Al tiempo señala que según expertos en Estados Unidos existen medicamentos que pueden ser tomados de 10 a 15 años luego de la fecha establecida para su uso.

Precaución 

Lezama hace la salvedad que no en todos los medicamentos aplica el consumo de medicina vencida. 

“Por ejemplo los medicamentos biológicos como la insulina, vacunas, hormonas, no aplica”.

Explica que medicamentos que su presentación es en tabletas o en suspensión regularmente puede extenderse su uso.

Tal es el caso de antibióticos y analgésicos.

El doctor Lezama sugiere que para conservar los fármacos hay que tener especial cuidado en su almacenamiento.

Se recomienda guardar las medicinas en lugares frescos que ayude a extender por mayor tiempo su duración.

“Es aconsejable leer las indicaciones del medicamento para su conservación y estar atentos en la forma, aspecto y color ”.

El profesional de la salud manifiesta que el riesgo de tomar medicinas vencidas es que su concentración baje, y el paciente tarde más tiempo en curarse.

Aunado si no han sido conservados en un ambiente adecuado.

Conjuntamente Lezama exhorta a acudir siempre al médico de confianza y no automedicarse. 

Situación crítica

De acuerdo con lo expresado por el también pediatra, el uso de medicamentos luego de la fecha del fabricante se debe al desabastecimiento de fármacos en el país.

A su juicio “la crisis nos está dando una lección a todos los venezolanos, la mayoría de los medicamentos que estamos manejando es a precio de dólar libre, otros están escasos. La industria farmacéutica prácticamente se fue del país, son pocas las que quedan en Venezuela”.

Añade que la situación ha conllevado a decidir “es la vida de la persona o es desechar el medicamento y nos conformamos con no tomar nada”.

Expone el caso de los pacientes crónicos porque es difícil conseguir medicinas para pacientes reumáticos, epilépticos, psicóticos entre otros.

Enfatizó que una de las consecuencias de la desaparición de algunos laboratorios la visita médica ya no llegan a los consultorios. 

“Al no tener productos que promocionar hace algún tiempo la figura del visitador médico fue eliminada”, sentencia Lezama.

En su lugar aparecen vendedores informales -bachaqueros- que tienen disponibilidad de fármacos que deben ser vendidos con preinscripción médica.

“Nos preguntamos quién les vendió esos medicamentos para comercializar, si está prohibido vender ciertos medicamentos sin récipe”, reclama Lezama.

En este sentido, condena la falta de políticas que evite que estas personas que “nada tienen que ver con farmacias tengan acceso a la venta de medicinas y alimentos especiales para niños”.

Asimismo recuerda que en el pasado existía la obligación de los dueños de establecimientos a mantener permisologías para poder justificar la venta de medicamentos, que no debe hacerse de manera informal.

“Por ejemplo, si vas al mercado de San Félix encontrarás un sinfín de medicamentos vendidos por bachaqueros”, asegura.

También certifica, que este tipo de comercio se presta para la estafa.

Por ende puede agravar la salud de una persona, porque muchos alteran el contenido de los productos que ofrecen.