Técnicos trabajaban en una zona sin electricidad en el centro de Buenos Aires (Argentina), durante otro apagón en 2016. EFE/Archivo

Buenos Aires.- Argentina y Uruguay amanecieron este domingo de apagón, sin energía eléctrica debido a un fallo masivo en la interconexión de ambos países, confirmó la empresa Edesur, suministradora del servicio.

“Una falla masiva en el sistema de interconexión eléctrica dejó sin energía a toda la Argentina y Uruguay. Ampliaremos con más información”, señaló la citada compañía en un escueto mensaje en su cuenta de Twitter.

Según medios locales, el corte energético afecta a la capital argentina y al resto de provincias del país, entre ellas, las que se preparaban para iniciar elecciones locales como Santa Fe, San Luis, Formosa y Tierra de Fuego.

Colapso

Ante el apagón, los servicios de transporte han quedado interrumpidos en Buenos Aires por la falta de señalización después de iniciarse el fallo, sobre las 07.00 hora local (10.00 GMT), según las fuentes.

También la Administración Nacional de Usinas y Transmisiones Eléctricas (UTE) de Uruguay confirmó en su cuenta de Twitter que a “las 7.06 un desperfecto en la red argentina afectó el sistema interconectado dejando sin servicio todo el territorio nacional, al igual que varias provincias del vecino país”.

Más detalles

El titular de Protección Civil de la nación, Daniel Russo, indicó que “no se pudo establecer bien todavía el origen de este fenómeno” y estimó que en al menos “seis u ocho horas se restablecería el servicio en todo el país”.

En Mar del Plata, con el correr de las primeras horas de la mañana, algunas zonas volvieron a tener luz debido a que la Central 9 de Julio logró poder abastecer a ciertos sectores, aunque las dificultades continúan en gran parte de la ciudad.

Fuentes de la empresa distribuidora EDEA confirmaron en ese sentido que se le dará prioridad a hospitales y centros de salud y a los pozos de agua.

Estiman que lentamente el servicio irá restableciéndose zona por zona en Mar del Plata y a nivel nacional.

El apagón también afectó ciudades de Brasil y Chile.