El arquero de la vinotinto Wilker Fariñez se convirtió en el hombre elástico ante Perú. Foto: EFE

Porto Alegre (Brasil).- En su tercera Copa América a sus escasos 21 años, el portero venezolano Wuilker Faríñez debutó el sábado en el torneo y terminó como la figura del partido.

Una soberbia exhibición de notorias paradas permitieron a la Vinotinto empatar sin goles ante Perú.

Faríñez, quien no había jugado antes a pesar de estar convocado para las Copas América de 2015 y 2016, confirmó frente al delantero peruano Paolo Guerrero, máximo goleador en activo del torneo, que su progresión es exponencial.

Su saltó a la fama fue en el Mundial sub-20 de hace dos años, cuando Venezuela fue subcampeón.

Incréible

Contra Perú hizo gala de unos reflejos que le hacen completo honor a su apodo de ‘El Felino’ y de una seguridad bajo el arco totalmente atípica para su edad.

Es comparable a casos excepcionales como el del español Iker Casillas cuando con una edad similar se ganó con creces la portería del Real Madrid.

Por eso, sobre el guardameta del Millonarios colombiano ya rondan rumores de posibles intereses por ficharlo de grandes clubes de Argentina, España y México.

Por supuesto, echa balones fuera cuando le preguntan por ello mientras esté concentrado con la Vinotinto.

“Lo que está haciendo Faríñez es, de verdad, increíble. Es un chico que no me explico por qué aún no ha dado el salto a otro equipo importante, con todo el respeto a su actual club”, comentó Tomás Rincón.

“Lo merece y se lo deseo”, dijo el centrocampista de la Vinotinto al finalizar el partido con Perú.

El hombre elástico

Su recital de atajadas en el primer partido de Venezuela en esta Copa América de Brasil 2019 lo sitúa de salida como uno de los principales candidatos a ser elegido como el mejor arquero del torneo.

Su competencia directa son los experimentados guardametas Allison Becker (Brasil) o el uruguayo Fernando Muslera.

Como si tuviese dos resortes en las piernas, Faríñez voló a derecha y a izquierda para cerrar su arco en las mejores ocasiones de Perú, en el estadio Arena do Gremio, de Porto Alegre.

Primero, como si fuese el Hombre Elástico de los Cuatro Fantásticos, se estiró y voló al palo izquierdo para desviar un libre directo de Guerrero, lanzado como le gusta al delantero peruano, a media altura y con mucha velocidad.

Después llegó una de esas que acaparan portadas de diarios, como la que le hizo al peruano Edison Flores cuando sacó de manera heroica un balón casi sobre la línea cuando ya se cantaba el tanto.

Por si fuese poco, Faríñez volvió a negarle el gol a Flores en otra magnífica estirada ante un disparo cruzado del atacante peruano.

“Yo le felicité personalmente porque hizo un partido muy completo”, señaló Salomón Rondón.

“Que un portero haga ese tipo de jugadas te transmite mucha confianza y te obliga a seguir mejorando”, dijo el delantero, quien recientemente se erigió como el máximo goleador histórico de la Vinotinto.

Determinante

“Solo hay que disfrutarlo”, espetó el seleccionador de Venezuela, Rafael Dudamel, cuando le preguntaron por el repertorio que ofreció su portero.

Dudamel, que durante su carrera como futbolista también ejerció de portero, es uno de los más fieles admiradores de Faríñez, para quien solo tiene halagos cada vez que le preguntan por él.

“Es un arquero determinante, importantísimo. Ataja y además maneja muy bien cada momento del partido”, precisó.

Cuando le preguntaron al propio seleccionador sobre el futuro de su talentoso portero, confirmó que su sueño es llegar a jugar en Europa pero aclaró que “solo Dios sabrá cuándo estará preparado”.


Más valioso

El Millonarios lo fichó del Caracas por 1,5 millones de dólares hace año y medio y, según los sitios web especializados en el valor de mercado de los jugadores, dobló su valorización hasta los 3 millones de dólares.

Y es un precio que sigue pareciendo muy poco para lo visto hasta ahora en Faríñez y una auténtica ganga para clubes grandes.