Buenos Aires.- El canciller argentino, Felipe Solá, planteó su coincidencia con China en el apoyo al multilateralismo, en considerar a las vacunas como bienes públicos, en la disposición del país a recibir inversiones y a la adhesión a la Franja y la Ruta, en un marco en el que vio más fácil un acuerdo bilateral con la potencia asiática que a través del Mercosur.

También recordó que el presidente Alberto Fernández tiene prevista una visita a China entre marzo y mayo del año que viene.

«Hay una fuerte tendencia en el Mercosur de hacer un acuerdo Mercosur-China. A nosotros nos parece más fácil un acuerdo bilateral que hacer un acuerdo Mercosur-China por las asimetrías en el desarrollo económico al interior del Mercosur y porque nosotros somos muy complementarios con la economía china», dijo Solá en un seminario organizado por La Política Online.

«Nosotros necesitamos sobre todo financiamiento e infraestructura. Y ellos necesitan la seguridad de tener proteínas animales y vegetales lo más elaboradas posibles en nuestra pretensión», explicó Solá.

En tanto, el canciller insistió en el marco de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac)-China para el vínculo de América latina en general.

COINCIDENCIAS

«Tenemos coincidencias con una enorme potencia, coincidencias de fondo, que hacen a la visión que tenemos del mundo en general», dijo Solá.

«Es muy importante el apoyo de China a la Organización Mundial de Comercio y a la Organización Mundial de la Salud», explicó Solá, y apoyó la postura de considerar las vacunas como bienes públicos internacionales. «La posición de China es importante, parecida a la de Rusia», destacó.

También en cuanto al cambio climático, donde recordó que China firmó la convención de París. A la Argentina le interesa desarrollar la extracción de litio que está detrás de la movilidad sustentable.

El canciller diferenció la política china del colonialismo inglés: «China no trata de imponer una doctrina, no ha usado la fuerza para expandirse».

Y agregó que China «no plantea escenarios bélicos, plantea escenarios de competencia tecnológica y, a veces, de pretensión de manager en temas locales. Podemos manejar eso», dijo Solá. «Parece un país desafiado y no desafiante», agregó.

NECESIDADES DE ARGENTINA

Este año China empezó a competir con Brasil como principal socio comercial de Argentina, pero el país mantiene déficit comercial y está concentrado en cinco productos. «Queremos abrir el número de productos», dijo Solá, quien dijo estar confiado en la necesidad de China de proteínas de origen animal además de vegetal y en vender alimentos para personas.

Recordó el aumento de importaciones de Sinogram en granos (3 a 4 millones de toneladas) y aceites (de 300 a 400 mil toneladas). Las inversiones en las provincias de Jujuy, San Juan, Mendoza, Neuquén, Buenos Aires y La Pampa. Y el swap de monedas que es parte de las reservas internacionales.

También que Argentina cuenta con «la inversión hidroeléctrica que tiene China en el exterior», respecto de las represas Néstor Kirchner y José Cepernic en el Sur, en dificultades por los problemas de financiamiento del país.

Solá dijo que Argentina está dispuesta a incrementar el stock de inversión extranjera directa de China, que el país necesita en infraestructura y energía. «Podemos crecer muchísimo en infraestructura vial», dijo.

«Nos entusiasma la Ruta de la Seda y la Franja de la Seda, como correlato de la Ruta. Nos interesa estar allí por supuesto», dijo Solá.

«Frente a países que se empiezan a cerrar, es fundamental que China se siga abriendo. Estamos preparados para ello», dijo Solá.

 

EFE