Kabul.- El atentado del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el aeropuerto de Kabul, donde una multitud trataba de subir a alguno de los vuelos de evacuación para huir del régimen talibán, causó al menos 170 muertes, además de decenas de heridos que permanecen todavía ingresados en los hospitales de la capital afgana.

Aunque aún no hay datos oficiales del impacto del atentado perpetrado ayer en las cercanías del aeropuerto internacional Hamid Karzai, fuentes próximas a los talibanes confirmaron este viernes a Efe que «al menos 170 personas murieron y 150 más resultaron heridas», entre ellas víctimas en las tropas estadounidenses.

Estados Unidos había adelantado que en el atentado murieron 13 soldados estadounidenses y otros 18 resultaron heridos. También el Gobierno británico ha informado del fallecimiento de ciudadanos de esa nacionalidad.

Solo el hospital Wazir Akbar Khan de la capital afgana ha recibido 145 cuerpos sin vida tras el atentado en el aeropuerto y medio centenar recibe atención con heridas graves, afirmaron hoy a Efe fuentes sanitarias, que pidieron el anonimato.

Además otros 16 fallecidos se contabilizaron en el hospital de la ONG italiana Emergency en Kabul, mientras que en ese centro unos 40 pacientes fueron ingresados también con lesiones por la explosión, según la misma fuente.

En Alerta

Tras más de 24 horas del atentado reivindicado por el Estado de Khorasán, la rama afgana del Estado Islámico, la ciudad continúa en alerta tras una nueva advertencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos sobre inminentes amenazas.

«Todavía creemos que hay amenazas creíbles. De hecho, diría que son amenazas específicas creíbles», dijo el portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby, en una rueda de prensa en el Pentágono.

Fuentes de las tropas estadounidenses dijeron a Efe que han pedido a «los medios de comunicación afganos que por el momento eviten el aeropuerto de Kabul», ya que «hay amenazas activas y la situación actualmente no es segura».

Ante el riesgo de que puedan aumentar los ataques en la zona, los talibanes bloquearon el acceso a las carreteras que llevan al aeropuerto.

Varias imágenes muestran a los combatientes integristas controlando el tráfico en las inmediaciones del aeródromo de la capital afgana y parando a viandantes que se acercaban a los alrededores.

Cerca del fin

Miembros del grupo islamista han informado además de que un equipo especial de los talibanes ha ingresado al área militar del aeropuerto, zona hasta ahora controlada solo por las tropas estadounidenses.

Las fuerzas especiales talibanes «Victorious Force» están tomando el control de la parte militar del aeropuerto de Kabul, dijo a Efe Bilal Karimi, un portavoz de los talibanes.

«Algunas partes (del aeropuerto militar) fueron evacuadas (por las tropas extranjeras) y nuestras fuerzas se hicieron con el control de ellas», indicó.

Tariq Ghazniwal, miembro del movimiento insurgente, difundió una serie de imágenes en las que pueden verse una caravana de vehículos militares entrando a lo que se supone que son las inmediaciones del aeropuerto.

«Esto está llegando ahora a su fin», publicó en Twitter Ghazniwal.

El fin de las evacuaciones

Estados Unidos tomó el control del área militar del aeródromo un día después de la victoria de los talibanes y su ascensión al poder, en un aparente pacto de no agresión que ha permitido a las fuerzas internacionales evacuar a miles de ciudadanos extranjeros y afganos.

Sin embargo, este periodo de tregua concluirá el próximo 31 de agosto, la fecha límite impuesta para que los estadounidenses abandonen el país, algo que eleva la presión para concluir cuanto antes las evacuaciones de los afganos que podrían estar amenazados por la llegada del grupo integrista islámico al poder.

Desde la victoria de los insurgentes, miles de personas desesperadas acuden al aeropuerto para tratar de subirse a los aviones de evacuación, lo que antes del atentado había dejado escenas de caos y violencia con al menos una decena de muertos.

Justamente esta urgencia por conseguir escapar antes del plazo acordado entre Washington, y ahora exigido por los talibanes, es lo que mantenía las puertas del aeropuerto repleta de ciudadanos en el momento del atentado.

Desde el pasado 14 de agosto Estados Unidos y los países aliados han evacuado o facilitado la salida de más de 105.000 personas de Afganistán, unas 12.000 de ellas en la última jornada, según un balance ofrecido hoy por la Casa Blanca.

Aunque aún queda hasta el martes para concluir el plazo, varios países han informado del fin de las evacuaciones en las próximas horas, con lo que se presume que el tiempo no será suficiente para evacuar a muchos afganos que aún desean salir del país. EFE