El terreno que està en resguardo de los vecinos que habitan Banco del Libro
Yessika Muñoz

Ciudad Guayana.- Residentes de lo que un día fue conocido como El Banco del Libro, en La Unidad, en San Félix, no se consideran ocupantes o invasores del lugar.

Los habitantes aseguran que están resguardando el terreno que fue abandonado.

Es que este grupo de personas conformó la Asociación Civil Provivienda “Guerreros de La Unidad”.

En vista que el Banco del Libro tenía tres años abandonado, unas 60 familias necesitadas de viviendas decidieron resguardar el área. Hasta que iniciará el proyecto tetracasas en el terreno baldío ubicado al lado de este lugar.

Hoy ya son cinco años desde que estas familias esperan lo acordado.

María Núñez, vocera de esta comunidad, dice “tomamos El Banco del Libro en 2014, no como invasión. Es un terreno en resguardo porque tenemos un proyecto aprobado en las tierras de al lado llamado El Campito”.    

La mujer explica que “El Campito” está zonificado como terreno deportivo y no residencial, cuyo terreno tiene más de 60 años ocioso.

Según, hubo un compromiso con el Gobierno, luego de culminar el proyecto; ellos abandonarían las instalaciones de El Banco del Libro.

“Cuando nos terminen las casas, entregamos este terreno para que se construya un nuevo liceo o alguna aldea universitaria, ese fue el acuerdo. Mientras seguimos resguardándolo”, detalla Núñez.

Recuerda que el plan de tetracasas fue aprobado hace dos años.

Núñez, quien igual es la presidenta de la asociación, supone que debido a la crisis económica por la que atraviesa el país los trabajos de construcción no han avanzado.

“Nos lo aprobaron directamente desde Caracas. Tenemos todo organizado, lo único que falta es iniciar el proyecto”, acentúa Núñez.

En este sentido, hace un llamado al Ejecutivo porque toda su documentación se encuentra en el Ministerio de Hábitad y Vivienda (Minhvi) en Caracas.

El Banco del Libro, tampoco se encuentra en las mejores condiciones para vivir, este grupo de familias por carecer de vivienda propia se vio obligado a habitar el lugar.

Por todos los años que tiene la construcción las cañerías están obstruidas. Ahora que se acercan las lluvias, temen una vez más perder sus enseres. Porque el techado está desgastado y sufren inundaciones aunado al colapso de las cloacas.

Relata que tras caer las precipitaciones no pueden ni caminar porque todo el lugar queda anegado entre aguas de lluvias y residuales.

De modo, que solicitan urgente adjudicación de viviendas de al menos cinco familias de pobreza extrema en La Unidad.

“Esas familias tienen niños recién nacidos, no poseen un buen baño. Todos estamos en riesgo porque cuando llueve nos inundamos, pero estás familias viven en pobreza extrema”, acota Núñez.

En esta comunidad residen al menos 60 niños y cinco de ellos en condición especial. Por ello, solicitan con premura el avance del proyecto habitacional.

FOTOS: Wilmer Barrero