Melbourne, Australia. La australiana Ashleigh Barty (1) pasó por encima de la estadounidense Jessica Pegula (21) al superarla por un contundente 6-2 y 6-0 y se clasificó para las semifinales del Abierto de Australia.

Barty, que se enfrentará en la siguiente ronda a la estadounidense Madison Keys, intentará poner punto y final a la maldición local en un ‘major aussie’ que no cuenta con una campeona local desde que Chris O’Neil alzara el título en 1978.

La australiana llegó curtida al duelo después de imponerse en su anterior ronda a la estadounidense Amanda Anisimova, tenista con un estilo similar a Pegula, y sacó a su rival de su zona de confort, la línea de fondo, al ofrecer un recital nuevamente con su sublime revés cortado, ideal para alternar la altura, que puso en pie a la pista Rod Laver Arena.

Barty, que rompió ante Anisimova su racha de 63 juegos consecutivos al saque ganados, salvó la única pelota de rotura que afrontó y mantuvo un sólido 82% de puntos con primeros.

El público australiano celebró con efusividad el pase de la única local viva en el cuadro pero se quedó con ganas de más después de que Barty cerrara el partido en tan sólo una hora y tres minutos.

Barty, que mantiene un 2-1 favorable con su siguiente rival Keys, se impuso en el último duelo frente a la estadounidense en los cuartos de final de la edición de 2019 de un Roland Garros que acabaría ganando.

Keys, que venció con contundencia el otro partido de cuartos de final a la checa Barbora Krejcikova (4), intentará dar la sorpresa y alcanzar la que sería su segunda final de Grand Slam, después de que cayera ante su compatriota Sloane Stephens en la final del Abierto de Estados Unidos de 2017.

 

Keys pasó por encima de Krejcikova

 

La estadounidense Madison Keys, que cuajó un gran servicio con once saques directos, pasó por encima de la checa Barbora Krejcikova (4) por 6-3 y 6-2, para convertirse en la primera semifinalista del Abierto de Australia.

Keys, finalista del Abierto de Estados Unidos en 2017, alcanzó su quinta semifinal en competición ‘slam’ tras una hora y 22 minutos de juego y superó los cuartos por primera vez desde el ‘major’ estadounidense en 2018.

No tuvo piedad de nuevo con un tenis agresivo, tras su recital ofensivo ante Paula Badosa (8) en octavos, y conectó 27 golpes ganadores que dejaron en evidencia los once de la vigente campeona de Roland Garros.

La tenista de Illinois lidera actualmente la clasificación de tenistas con más saques directos en este 2022 con 85, después de llegar a la primera gran cita del año con 51 ‘aces’ realizados en sus participaciones en el Melbourne Summer Set y en Adelaida, donde acabó levantando el título.

Su rival en la próxima ronda se conocerá tras la conclusión del choque que enfrentará  a la local Ashleigh Barty (1) con la estadounidense Jessica Pegula (21) en un duelo que se disputará en la pista central Rod Laver Arena en el primer turno de la noche.

 

EFE noticias