Adelaida, Australia. La australiana Ashleigh Barty, número uno mundial y primera favorita en Adelaida, se llevó el torneo WTA 500 al batir en la final por 6-3 y 6-2, en 65 minutos, a la kazaja Elena Rybakina, que partía como séptima cabeza de serie.

Tres roturas de saque le bastaron a la australiana para imponerse. Las estadísticas reflejaron que Barty ganó el mismo porcentajes (75) de puntos con su servicio y al resto, mientras que Rybakina dependió más de su saque (84 por ciento, frente al 42 al resto).

Rybakina, que ya ganó este torneo en 2020 y es la decimocuarta en la lista mundial, no dispuso esta vez de una sola bola de «break» y volvió a caer en su segundo enfrentamiento oficial con Barty, que en el Abierto de Australia de 2020 también se impuso, por 6-3 y 6-2.

EFE noticias