Berlín.- El Gobierno alemán facilitará que los operadores aeroportuarios contraten de forma provisional a personal turco para paliar el caos que se vive al inicio del periodo vacacional debido a la reducción de plantillas en tiempos de pandemia.

Los ministros de Transporte, Interior y Trabajo anunciaron en una comparecencia conjunta en Berlín que se permitirá a las empresas traer por la vía rápida a trabajadores del extranjero, en particular de Turquía, aunque también de países de los Balcanes.

Se agilizará la concesión de visados y permisos de trabajo, entre otros procedimientos administrativos, aunque según la ministra del Interior, la socialdemócrata Nancy Faeser, no habrá atajos en lo que atañe a la seguridad y se mantendrá el proceso de verificación de antecedentes personales.

Ya que este requisito por sí solo puede retrasar la contratación durante semanas, según fuentes del sector, no es de esperar que el nuevo personal llegue a los aeropuertos de Alemania antes de un mes, como pronto, por lo que la medida tendrá escaso impacto a corto plazo.

Según medios alemanes, en estos momentos faltan aproximadamente unos 5.000 empleados para garantizar el correcto funcionamiento de los aeropuertos, donde se vive una oleada de retrasos y cancelaciones, y el sector planea traer aproximadamente tres millares de Turquía.

«Está claro que en el mercado laboral alemán no se encuentra suficiente mano de obra, declaró el titular de Transporte, el liberal Volker Wissing.

En su comparecencia los ministros no escatimaron críticas al sector, que durante la pandemia redujo las plantillas de personal de tierra a pesar de la oportunidad de acceder a los programas de reducción de jornada subvencionados.

«Esto es una medida por tiempo limitado, para que esta escasez no la paguen los viajeros. No es una solución a largo plazo,» señaló el ministro de Trabajo, el socialdemócrata Hubertus Heil.

Rechazó tajantemente la solicitud de los operadores aeroportuarios de poder contratar al personal que falta bajo programas de trabajo temporal y exigió por el contrario que se cumplan los convenios para personal de tierra.

«No puede ser que las empresas creen problemas y luego los descarguen a los pies del Estado,» señaló el ministro socialdemócrata, que aseguro querer evitar cualquier tipo de perjuicio o dumping salarial para los trabajadores extranjeros.

Las empresas deberán retribuir adecuadamente a los nuevos contratados y alojarlos «en condiciones dignas», afirmó Heil, que anunció la realización de inspecciones en este sentido.

Apuntó además a las ayudas millonarias recibidas por el sector durante la pandemia y dijo que hubiera sido su responsabilidad encontrar una solución a corto plazo para el problema.

 

EFE