Un bote de aguas blancas recorre la carrera José Chocano de la urbanización La Llovizna de San Félix, desde hace más de seis meses causando daños en la vía.

Los residentes destacaron que a raíz de esto, el asfalto ha comenzado a ceder poco a poco causando el deterioro de la vialidad.

«El bote de agua ha estado creando afectaciones en nuestra comunidad, además, ha estado restándole fuerza al vital líquido que llega a nuestros hogares», comentó Sara Villamizar, residente de la UD-145.

Villamizar asegura que el año pasado la alcaldía de Caroní visitó el lugar en reiteradas oportunidades por las constantes denuncias que se han realizado.

Sin embargo, las reparaciones ejecutadas no solventaron el problema en su totalidad.

Habitantes piden la presencia de las autoridades regionales en el sitio, para que solventen el problema que les aqueja de manera concreta y con equipos adecuados.