Foto: Stephane Hernández (SNPD)

Transitar por Ciudad Guayana se ha convertido en una tarea complicada, para muestra de esto, las denuncias de quienes conducen a diario por las calles de la UD-146, específicamente en la carrera Carlos Nárvaez. 

Conductores y lugareños del sector aseguran que la vía está “destrozada” y el problema data desde hace cinco años atrás. Alegan que inició con el desbordamiento de aguas negras que, poco a poco, fue deteriorando la capa asfáltica.

«Las aguas corrían a toda hora, incluso aún hay zonas cercanas que siguen teniendo este problema al cual nosotros nos enfrentamos por bastante tiempo, soportando malos olores», contó Jose Rosales al equipo de Nueva Prensa Digital.

Reparación de aguas negras

Rosales indicó que hace tres años, entre los vecinos de la comunidad, tuvieron que realizar el trabajo para acabar con el «calvario».

La reparación fue hecha con las «uñas», así se refirió, mientras mencionaba que retazos de tubos y cemento fueron lo que utilizaron para hacer un trabajo de emergencia, «al cual el gobierno nunca le buscó una solución» y asegura que a corto plazo puede volver a afectarles.

Afectados

Aunque son conscientes que el trabajo a realizarse podría afectarles de alguna manera, al tener contacto con esas aguas, Rosales explicó que no podían seguir arriesgando la salud de niños, niñas y adultos.

«Era muy frecuente escuchar todos los días un caso diferente de un niño que le estuviera saliendo llagas en su piel, ya era una constante que las mamás tuvieran que salir corriendo con los niños al hospital», enfatizó Rosales.

Sin embargo, no dejó de comentar la cantidad de adultos mayores que fallecieron en la zona, esgrimiendo la posibilidad de que haya sido por proliferación de enfermedades, debido a esa contaminación.

Deterioro de calles

Ante la reparación de aguas negras que ya realizaron, piden a las autoridades gubernamentales solucionar el deterioro de las calles.

«Nosotros necesitamos que el alcalde del municipio, y el gobernador Ángel Marcano, realicen los trabajos que nos afecta como comunidad, no podemos estar buscándole soluciones siempre», finalizó Rosales.