Cápsulas de paz
Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra, pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios. Colosenses 3:2 – 3 NVI
 
 
Debemos esforzarnos por tener nuestra mente puesta en las cosas de Dios; para eso se debe en primer lugar, reconocer la condición pecaminosa, y aceptar a Cristo como Señor y Salvador. Luego debemos esforzarnos en tener cuidado de nuestra manera de vivir. No viviendo como necios, sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos.
 
Amemos al Señor nuestro Dios con todo el corazón, con todo nuestro ser y con toda la mente. Tengamos siempre en cuenta todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio, en eso debemos pensar. ¡Busquemos primeramente el reino de Dios y su justicia, y Él nos dará todo lo que necesitamos!
 
Pr. José N. Corrales
@pastorcorrales