Cápsulas de paz

Pero Rut respondió: — ¡No insistas en que te abandone o en que me separe de ti! »Porque iré adonde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios.

Rut 1:16 NVI
https://bible.com/bible/128/rut.1.16.NVI

El pasaje de hoy está en el contexto de la migración de Elimélec desde Belén de Judá hasta Moab, junto a su esposa Noemí y sus dos hijos, Majlón y Quilión.

Elimélec murió, y Noemí se quedó sola con sus dos hijos. Los cuales se casaron con mujeres moabitas. Después de haber vivido allí unos diez años, murieron también Majlón y Quilión, y Noemí se quedó viuda y sin hijos.

Vemos el impacto de la vida de Noemí una mujer que amaba a Dios, en su nuera Rut, quien decidió dejar su tierra y su parentela para seguir junto a su suegra.

Si decimos que amamos a Dios, debemos esforzarnos por mostrar siempre un testimonio intachable, debemos procurar que los demás vean a Cristo el Todopoderoso Dios en nuestras vidas, como Rut vio al Eterno Dios en la vida de Noemí, y se negó a alejarse de ella. ¡Procuremos siempre mostrar un testimonio que honre a Dios!

Pr. José N. Corrales
[email protected]
@pastorcorrales