Capsula de paz

¿Qué es más fácil, decir: “Tus pecados quedan perdonados”, o decir: “Levántate y anda”? Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados —se dirigió entonces al paralítico—: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Y el hombre se levantó y se fue a su casa.

Mateo 9:5 – 7 NVI

https://bible.com/bible/128/mat.9.5-7.NVI

La situación de rebelión de la humanidad se extiende desde hace miles de años, dando inicio con el origen del ser humano en el Edén; allí el hombre, debido a su pecado, perdió su plena comunión con el Creador, y en consecuencia, el mundo fue sumergido en maldad y perdición.

En el pasaje bíblico de hoy vemos al Señor Jesucristo tratando el meollo principal de los problemas del hombre: el pecado. Es por esto que en el relato, Jesús decide en primer lugar sanar al paralítico espiritualmente, es decir, perdona sus pecados y luego le dice que se levante y camine a casa. Nuestro buen Señor hoy día sigue disponible para perdonar nuestros pecados.

¡No importa lo que hayas hecho o cómo te has comportado en el pasado, si vienes a Cristo arrepentido y pides perdón y lo reconoces como Señor y Salvador, Él te perdonará y te dará una nueva vida en abundancia!

 

Pr. José N. Corrales

[email protected]

@pastorcorrales