Ciudad Guayana.- Ante la falta de respuesta por parte de la dirección de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) a sus peticiones, un grupo de trabajadores del ente volvió a salir con pancartas en mano como acción de protesta.

El personal obrero denuncia que desde 2018 no se les cancela los pasivos laborales y el sueldo que devengan no es suficiente para cubrir los gastos familiares.

Estas son las principales razones, que los motivan a protestar y llamar la atención del presidente de la  CVG, Pedro Maldonado.

A pesar que los trabajadores ya tienen más de 15 días pidiendo una respuesta a sus solicitudes, hasta ahora no han sido atendidas.

Los cevegistas dicen que seguirán manifestando hasta que se les cancele la deuda que tienen con la nómina diaria de la casa matriz CVG.

“Nos deben muchos pasivos laborales, tenemos un sueldo miserable, que no nos alcanza ni para comer; ya estamos casi que sin ropa y físicamente ya nos hemos ido acabando”, argumenta Manuel Millán.

Agrega que muchos trabajadores se están retirando de la empresa porque pasan hambre, y como no tienen transporte deben movilizarse en unidades públicas.

“Yo cobro semanal Bs. 21 mil y gasto 20 mil en pasaje, ¿entonces tengo que vivir con 1000 bolívares?”, sentencia Millán.

Recuerda que comenzaron las manifestaciones el 26 de septiembre y en Ciudad Bolívar también se está levantando el descontento; también en Upata se organizan.

Al tiempo denuncia, que muchos trabajadores no levantan su voz por el chantaje de no recibir los productos subsidiados por el Gobierno, aunque no sea un beneficio regular.

Millán critica que los Bs. 25 mil de asignación por cestaticket es solo para un paquete de harina precocida.

Con 31 años de servicio, Héctor Escalona, comenta que su llamado es para Pedro Maldonado.

“Queremos que se aboque a atender nuestra situación, que es paupérrima. El jueves de la semana pasada se nos murió un trabajador del área de seguridad; Luis López, falleció porque no tenemos HCM y ningún beneficio que nos garantice la salud”, lamenta.

Pago de plan vacacional 2019, transporte, útiles escolares, becas escolares, juguetes 2018, ahorro del Sur, hora sobretiempo para oficiales de seguridad, bono nocturno, uniformes 2018 y 2019, son algunos de los beneficios del contrato colectivo, que se están violentando.  

Escalona detalla que son cuatro dotaciones de uniformes que les adeudan tanto 2018 como del año corriente.

“A ninguno de los trabajadores no has cancelado nada, ni de la nómina diaria como mensual”, afirma Escalona.

Los cevegistas seguirán organizando acciones de calle hasta que Pedro Maldonado les pague lo correspondiente a sus beneficios contractuales o lleguen a un acuerdo satisfactorio. 

Por Yessika Muñoz

[email protected]