Caracas.-Douglas Rico, director nacional del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), informó este martes 18, a través de sus redes sociales, sobre esclarecimiento del homicidio del agricultor, Víctor José García Moya de 67 años.

La víctima era exdiputado y exsecretario de Acción Democrática, Delta Amacuro, además, fundador de la Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Venezuela.

Con esta nueva versión, la hipótesis que se manejó en un primer momento, de una herencia producto de un seguro de vida por 12 millones de dólares quedó a un lado.

“Yerno” planificó homicidio

El jefe del cuerpo detectivesco  exclamó que por este dantesco caso, funcionarios del Cicpc detuvieron en sector La Cruz, a Abdón Leonardo Mayor González (41), apodado «Guajiro», quien era capataz de la finca de la víctima y Pablo Efraín Maurera Carreño (30), yerno del asesinado, este último tenía tenía registro por amenaza a la vida.

Cuenta el alto cargo que el suceso ocurrió luego que Víctor le solicitara a su yerno la devolución de unos vehículos que le había prestado por ser pareja de su única hija, motivo por el cual este contrató a tres de sus amigos y a Abdón Mayor, capataz de la finca La Victoria, propiedad del ganadero, ubicada en el sector El Respiro, parroquia San Simón Sur, para asesinarlo.

“El capataz permitió el acceso a la finca a los otros homicidas: Junior Alexander Rosales (30), «El Ruso»; Elías Segunda Rojas González (54), «El Comando» y un hombre apodado «Tucusito», todos en fuga.

Todos los delincuentes ingresaron a bordo de un camión Ford F-350 que aún no ha sido recuperado; posteriormente se comunican con  Víctor y bajo engaño, le indican que debía acudir al lugar, porque uno de los ganados vacunos estaba falleciendo.

García, llegó a bordo de su camioneta Toyota Fortuner, placas AE070UM y fue sorprendido por los victimarios, sin mediar palabras le disparan.

Quemaron el cadáver

Una vez con el cadáver, utilizan gasoil y cauchos e incendiaron el cuerpo y dejaron en llamas por un día.

Al amanecer recogieron todos los huesos que quedaron y lanzaron los restos  a una laguna de la finca, explicó el director del Cicpc.

Dentro de las investigaciones, aseguró Rico, se logró determinar que la víctima mantenía constantes discusiones con el yerno, por problemas monetarios.

Comisión policial halló 296 fragmentos de restos óseos, una pretina, cinco alambres, un lapicero de metal y la camioneta de la víctima.

El caso quedó a la orden de la Fiscalía 25° del Ministerio Público del estado Monagas.

Redacción SoyNP