Conozca porqué no todas las calorías engordan igual

Una caloría no es siempre una caloría, y el cuerpo reacciona de forma diferente según su origen.

14

Para empezar, cuando privas de gasolina a tu cuerpo en una dieta, el organismo se rebela disminuyendo lo que quema en reposo y reduciendo el movimiento espontáneo, por lo que al menos uno de los valores, el del metabolismo basal, se convierte en una incógnita.

Un estudio de 2002 de la Facultad de Nutrición de la Universidad de Arizona halló que las mujeres jóvenes gastaban el doble de calorías en la digestión de un plato altamente proteico, en comparación con la de un menú abundante en hidratos o grasas. 

De hecho, las investigaciones han calculado una media del citado efecto de cada grupo de macronutrientes: de 200 calorías de pollo (rico en proteína), a tu cuerpo llegan 140 (se gastan 60 en la digestión); de 200 de un donut (bien de grasas) te quedas con 180; y de 200 de una pieza de fruta (principalmente hidratos), te agencias 194.

El grado de eficiencia con la que se aprovecha, utiliza y almacena la energía de los alimentos viene determinado por la genética y el perfil hormonal, que a su vez define la ruta de cada nutriente. También, obviamente, existen factores externos, como el deporte.

Los expertos coinciden, grosso modo, en que hay que preocuparse más por la composición de la dieta, buscando un patrón saludable, que por la cantidad de calorías.