Daniel Habif
El discurso de Daniel Habif en el Venezuela Aid Live todavía da vueltas por las redes sociales. Foto: Sitio oficial

Daniel Habif asistió al Venezuela Aid Live como un total desconocido y hoy es considerado uno de los mejores y más importante conferencistas de Latinoamérica.

Muchos recordarán a Daniel Habif como el que hizo llorar a los asistentes en el Venezuela Aid Live con su discurso que todavía da vuelta por el mundo de las redes sociales.

Habif consideró que “fue un momento hermoso porque tenía en mi cabeza mucho deleite y mucho gozo, quería levantar el corazón de la gente”. Dijo el mexicano en una entrevista con la periodista Shirley Varnagay, en referencia aquella presentación que le otorgó el gran reconocimiento.

Daniel Habif nació en Mazatlán, Sinaloa y desde muy pequeño inició su carrera. Ha participado en comerciales, teatro y novelas, sin embargo en los últimos años tomó la decisión de convertirse en un influenciador y lo ha logrado, son más de mil millones de personas en todo América que han asistido a sus conferencias que han sido viral.

Es una el gran motivador de América o así es como lo conoce América Latina, Daniel comentó que él cree que todos somos motivadores, porque en algún momento de la vida hemos motivado a alguien, o nos ha motivado a nosotros.

El mexicano en su ciudad natal creó un cartel llamado “El cartel del bien”, que se dedica a sacar a los jóvenes del narcotráfico y traficar la droga más poderosa, el autoestima. Incluso cree que “si sacas a un joven de 23 o 24 años del narcotráfico, a los 28 años tiene la capacidad de dirigir una compañía de 10 mil empleados, pues existe la firmeza, la pasión, la visión” y destacó que “el mal a veces puede ser muy profesional”.

Otro compromiso del conferencista es visitar las cárceles de la ciudad de México, tanto de hombres y como de mujeres que tienen 200 años de condena por el narcotráfico y especificó que el caso de las mujeres “todas fueron engañadas por sus novios y utilizadas como mulas”, otra anécdota que lo impresionó fue la manera que un recluso le respondió y citó “nunca robe, siempre pedí prestado porque termine pagando”.

Con estas acciones, Daniel Habif ha servido para inspirar a otros tanto por los hechos como por sus palabras.

Alvis Herrera [email protected]