Desde el polémico anuncio de WhatsApp sobre sus nuevas condiciones de uso, que obligan al usuario aceptar compartir datos con Facebook si quieren seguir disfrutando del servicio, ha generado un alza en las descargas de sus principales rivales: Signal y Telegram.

Las dos plataformas presumen tener políticas estrictas de protección de datos y de seguridad de las comunicaciones de sus usuarios.

Mientras que, hace unos días, WhatsApp anunció que sus usuarios fuera de la región europea deberán permitirle compartir su información con su empresa matriz, Facebook.

Los que no acepten los nuevos términos de uso antes del 8 de febrero, no podrán seguir usando WhatsApp.

Esta medida ha desatado numerosas críticas sobre la política de manejo de los datos de los usuarios, de hecho, algunos activistas de la privacidad en Internet cuestionaron la política y sugirieron a los usuarios cambiarse a aplicaciones como las antes mencionadas.

Según un reportaje publicado en AFP, Facebook explicó que las nuevas condiciones “permitirán compartir información adicional entre Whatsapp y Facebook, y otras aplicaciones como Instagram y Messenger”.

Información como contactos y datos de perfil, aseguran, pero no el contenido de los mensajes que permanecen encriptados, agregan.

WhatsApp ya venía compartiendo con otras empresas de Facebook datos como: número de teléfono, información sobre el equipo (marca, modelo, empresa de telefonía móvil), dirección IP y cualquier pago y transacción financiera realizada a través de la aplicación.

Ahora, añade compartir cualquier dato cubierto por su política de privacidad, que podría incluir contactos, actualizaciones de estado, cuándo las personas usan WhatsApp y por cuánto tiempo, y números de identificación únicos para los teléfonos de los usuarios.

La BBC consultó a Arthur Messaud, abogado de La Quadrature du net, asociación francesa que defiende a los usuarios de Internet y en dicha entrevista dijo que “si la única forma de rechazar esa modificación es dejar de usar WhatsApp, entonces el consentimiento es forzado ya que el uso de datos personales es ilegal”.

Estos cambios repentinos, de los cuales aún no hay explicación oficial por parte de su propietario, ha generado un auge en las descargas de Signal y Telegram. La primera respaldada por otras plataformas como Tesla o Twitter.

Más de 100.000 usuarios instalaron Signal después de estos anuncios del 8 de enero, mientras que Telegram registró casi 2,2 millones de descargas, según datos ofrecidos por Reuters.

No obstante las descargas de WhatsApp cayeron 11 % en los primeros siete días de 2021, en comparación  con la semana anterior, según datos de Sensor Tower.

Vale mencionar que esta actualización de los términos y condiciones de WhatsApp no afectará a los usuarios europeos, según un comunicado difundido por Facebook, en el que dice que no habría cambios en la «región europea», que cubre la UE, el Espacio Económico Europeo y Reino Unido.