Portuguesa.- Caracas.- La noche de este sábado el Fiscal General de la República, Tarek William Saab, informó sobre la detención en un río del municipio Turén, estado Portuguesa, de Nelson Antonio Torrealba Saavedra, quien habría sido autor del atroz ultraje y homicidio serial de las jóvenes Eliannys Andreína Martínez Roñoz de 17 años, y Eduarlys Falcón de 20.

Tal como detalló el jefe del Ministerio Público (MP), el femicida fue delatado por su esposa y ya se encuentra «convicto y confeso».

Saab destacó que Torrealba Saavedra «causó la brutal muerte de sus víctimas producto de Asfixia mecánica por estrangulamiento a lazo», por lo que el MP le imputará el delito de femicidio agravado por violencia sexual, acarreándole la pena máxima.

Douglas Rico

El jefe del Cicpc, a nivel nacional, indicó en su cuenta de Instagram que el homicidio de las jóvenes está esclarecido.

Según, recibieron una llamada de parte de la esposa de Nelson Antonio Torrealba Saavedra, de 38 años de edad, manifestando que éste le reveló sobre un hecho grave que había cometido  y que por esa razón decidió irse de la casa. Dijo que, al pedirle explicación, Torrealba asumió el asesinato.

Un equipo multidisciplinario de la policía científica se trasladó hasta el margen del río, a un sector conocido como La Arenera, en La Misión de Turén, a escasos kilómetros de los sitios donde ocurrieron los hechos y de las residencias de las víctimas. Allí detuvieron a Torrealba.

Torrealba fue trasladado al centro de operaciones provisional y al ser interrogado, en presencia del Ministerio Público, admitió los hechos y, manifestó no conocer con anterioridad a ninguna de las víctimas, según Rico.

Dijo que sufría de ataques de ira que no puede controlar.

Saab explicó que el hombre contó cómo mató a las jóvenes e indicó el lugar dónde dejó el teléfono y la bicicleta de ambas.

Hay un testigo de nombre Alexis Bonilla.

Bonilla dijo, según Saab, haberlo visto en el lugar donde encontraron a Eliannys Martínez y Eduarlys Falcón.

Este hombre está siendo interrogado.

No se descarta la participación de otras personas en el crimen.

 

Tomado de El Tiempo de Portuguesa y El Universal