Familiares del palestino Ahmed Abu Junaid, de 21 años, muerto durante los enfrentamientos con las tropas israelíes en una incursión nocturna en el campo de refugiados de Balata, lloran durante su funeral en la ciudad cisjordana de Nablus, este 12 de enero. EFE/EPA/ALAA BADARNEH

Jerusalén.- Dos palestinos murieron hoy por disparos de fuerzas israelíes durante varias redadas que llevaron a cabo estas en distintos lugares de Cisjordania ocupada, informó el Ministerio de Sanidad palestino, en medio de un clima de constante tensión en la zona.

El último en morir fue un joven de 25 años, identificado como Habib Mohamed Abdulrahman Kamil, quien falleció en el hospital adonde fue trasladado tras haber sido herido en la cabeza durante una incursión israelí en el municipio de Qabatiya, cerca de la ciudad de Yenín.

Por otro lado, un hombre de 41 años murió esta madrugada por disparos de las fuerzas israelíes que realizaron una incursión en el campo de refugiados de Qalandiya.

Según testigos citados por medios, la víctima recibió disparos en el pecho cuando intentaba impedir el arresto de su hijo.

En lo que va de 2023, ocho palestinos -tres de ellos menores- han muerto por disparos de las fuerzas israelíes , después de que 2022 fuera el año más mortífero para la población palestina de Cisjordania desde 2006, según Sanidad.

La espiral de violencia prevalece en Cisjordania desde que Israel lanzó en marzo de 2022 la operación «Romper la ola» tras una serie de ataques mortales por parte de palestinos y árabes israelíes.

Esa operación consiste en redadas cotidianas, casi siempre de noche y sobre todo en el área de Yenín y Nablus -bastiones de milicias palestinas-, que derivan en enfrentamientos armados y se saldan frecuentemente con muertes, muchas veces de civiles, y con arrestos de palestinos sospechosos de terrorismo.