Ciudad de México.- Ecolab, el líder mundial en soluciones y servicios de agua, higiene y prevención de infecciones, trabaja activamente en programas que mejoran significativamente la eficiencia de las operaciones que requieren agua, reducen la emisión de aguas residuales y mitigan los riesgos del líquido para contribuir con la protección de los recursos, los ecosistemas y reducir el cambio climático y su impacto.

En conmemoración del Día Internacional de la Madre Tierra, Ecolab se une a los objetivos de la Organización de las Naciones Unidas para “Hacer las paces con la naturaleza”, iniciativa que tiene como meta la Restauración de los Ecosistemas a través de la evolución hacia una economía sostenible basada en el uso racional de los recursos como el agua y el suelo.

“El uso, almacenamiento y distribución de agua a nivel mundial, incluida la falta de tratamiento de aguas residuales, contribuye con 10% de los gases de efecto invernadero. La industria ya no puede ignorar el vínculo vital entre el agua y el clima”, dijo el presidente y director ejecutivo de Ecolab, Christophe Beck.

Entre los logros destacables en 2021, la planta Lerma de Ecolab en México redujo su uso de agua en 12%, lo que se traduce en la reducción anual total de agua de 950,000 galones (alrededor de 3,600 metros cúbicos), lo que equivale a $110,000 dólares en ahorro de costos en función de los riesgos.

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional del Agua, en México el agua extraída representa 61.4 por ciento de las concesiones de tipo consuntivo, lo que se traduce en 36 mil 314 hm³/año de agua. De esta agua 83.5 por ciento, es decir, más de 22 mil hm³ corresponde a aguas superficiales y 14 mil 305 hm³ a aguas subterráneas.

Entre las cuestiones urgentes se requieren acciones que favorezcan la protección de acuíferos en México (105) que se encuentran en condición de sobreexplotación, según datos de Conagua presentados en el informe Estadísticas del Agua en México. En nuestro país, el consumo de aguas subterráneas tiene en riesgo 653 acuíferos que aportan 39% del volumen destinado para usos consuntivos.

“El problema que enfrenta el agua es que se utiliza más de la que se repone al subsuelo. Para revertir esa situación es necesario reducir su consumo en distintos sectores y uno de ellos es el industrial. Es urgente cambiar el modo en el que se aprovecha el agua. La reducción, reciclaje y reutilización son clave para minimizar el impacto de la industria y mantener formas de producción sustentables”, señaló Esteban Guáqueta, Gerente de Marketing de la División Industrial de Ecolab en Latinoamérica.

El compromiso de Ecolab de reducir las emisiones hídricas y climáticas es una parte importante de los Objetivos de impacto para 2030 de la empresa. La compañía tiene como objetivo restaurar más de 50% de la extracción de agua, contribuyendo a un impacto local positivo del recurso.

“La gestión inteligente y proactiva del agua, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y aguas residuales ayudará a las compañías a generar resistencia a la cada vez mayor escasez de agua y al mismo tiempo reducir la utilización de energía y las emisiones, algo aplicable a nivel mundial que a su vez tendrá repercusiones directas en la protección de ecosistemas que dependen del agua para su subsistencia”, finalizó Guáqueta.

Sobre Ecolab

Ecolab (ECL), un socio de confianza en casi tres millones de ubicaciones de clientes, es el líder mundial en soluciones y servicios de agua, higiene y prevención de infecciones que ayudan a proteger la salud de las personas, el planeta y las empresas. Con ventas anuales de 13,000 millones de dólares y más de 47,000 empleados, Ecolab ofrece soluciones integrales basadas en la ciencia, conocimientos basados en datos y un servicio de primera clase para promover en la seguridad alimentaria, ayudar a mantener ambientes limpios y seguros, optimizar el uso del agua y la energía, y mejorar la eficiencia operativa y la sustentabilidad para los clientes de los mercados de alimentos, salud, hospitalidad e industrial en más de 170 países alrededor del mundo.

 

EFE