Washington.- Estados Unidos expresó este jueves su rechazo a la creación de nueva liquidez por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) con la emisión de nuevos derechos especiales de giro (DEG), su moneda nominal, por considerar que no es una «herramienta efectiva» para encarar la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

«Reconocemos que cierto número de países del FMI apoyan una entrega general de los DEG a los miembros. Desde nuestra perspectiva, esta entrega no es una herramienta efectiva para responder a necesidades urgentes», dijo Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, en su discurso ante el Comité Financiero y Monetario del Fondo.

Mnuchin dijo que el 70 % de los fondos creados de este modo, algo similar a la impresión de moneda nueva por un banco central, iría a los países del G20, «la mayoría de los cuales no lo necesitan».

«Por contra, todos los países de bajos ingresos, incluidos aquellos que encaran urgentes necesidades de balanza de pagos, solo recibirían el 3 %», agregó el secretario del Tesoro.

Para Mnuchin, tendría más efectividad reforzar con fondos adicionales los instrumentos existente en el FMI para países pobres en momentos de catástrofes o crisis.

La idea de emisión de nuevos DEG ha sido lanzada por economistas, ministros de Economía y la propia directora del Fondo, Kristalina Georgieva, le ha dado el visto bueno.

La última vez que el Fondo aprobó la creación de nuevos DEG fue en plena crisis financiera de 2009, por un valor de 250.000 millones de dólares.

Los derechos especiales de giro son la moneda nominal del organismo, cuyo valor oscila en función de la cotización de la cesta de sus monedas de reserva: el yuan chino, el dólar estadounidense, el euro, la libra esterlina y el yen japonés.

El FMI y el Banco Mundial concluyen este viernes su tradicional asamblea de primavera, que en esta ocasión se celebra de manera virtual por el pandemia del coronavirus.

 

EFE