París.- El desplome de los precios de la energía en abril pasado, que registraron la mayor caída desde septiembre de 2015, ralentizó la inflación en los países desarrollados, pese al encarecimiento de los productos alimentarios, que experimentaron la mayor subida desde enero de 2012.

Según los datos publicados este martes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en abril pasado, marcado por las medidas de confinamiento, la inflación en los Estados miembros del organismo se situó en el 0,9 %, frente al 1,7 % de marzo, marcado también por la crisis de la covid-19.

En febrero la inflación había sido del 2,3 % en el conjunto de los países desarrollados agrupados en la OCDE.

Los precios de la energía cayeron un 12,2 %, tras la bajada del 3,7 % registrada en marzo, lo que compensó la subida de los productos alimentarios, que se encarecieron un 4,2 % tras haberlo hecho el 2,4 %.

Sin contar la evolución de los precios de la energía y de los productos alimentarios, la inflación también registró un freno, al situarse en el 1,6 %, frente al 2,1 % del mes anterior, lo que supone la tasa más baja de este indicador en los países desarrollados desde febrero de 2014.

La ralentización fue generalizada en todos los países y en algunos, como es el caso de Canadá, los precios incluso llegaron a caer, un 0,2 % en abril, lo que supone la primera contracción desde septiembre de 2009 en ese país.

En Estados Unidos, la subida fue del 0,3 %, tras el 1,5 % registrado en marzo, mientras que en el Reino Unido se situó en el 0,9 %, tras el 1,5 %, en Alemania en el 0,9 % tras el 1,4 % y en Francia en el 0,3 % tras el 0,7 %.

En Italia los precios se mantuvieron sin cambios, tras haber subido una décima en marzo, mientras que en Japón subieron un 0,1 % después de haberlo hecho un 0,4 % un mes antes.

En la zona euro, la inflación anual se situó en el 0,3 %, tras el 0,7 % de marzo. Si se excluyen los precios de la alimentación y la energía la subida fue del 0,9 % en abril, dos décimas menos que el mes anterior.

La OCDE indicó que la subida de los precios también se moderó en otros países no miembros, como Argentina, donde pasó del 48,4 % al 45,6 %, en China del 4,3 % al 3,3 %, en Brasil del 3,3 % al 2,4 % y en India del 5,5 % al 5,4 %.

En el conjunto de los países que integran el G20 también se ralentizó la inflación, con una subida del 2,4 % frente al 3,2 % de marzo.

EFE