cráneo

Washington.-El cráneo solitario de una mujer del período neolítico, hallado en lo alto de un hueco vertical de una cueva del norte de Italia, probablemente fue mutilado en un ritual fúnebre antes de acabar en ese lugar, según un artículo publicado este miércoles en Public Library of Sciences (PLoS).

Un equipo de arqueólogos, encabezado por María Giovanna Belcastro de la Universidad de Bolonia, analizó el cráneo sin mandíbula inferior hallado en 2015 en un yacimiento de yeso en la llamada cueva Marcel Loubens.

Los arqueólogos consideran que las cuevas eran sitios donde se llevaban a cabo las prácticas funerarias pero el hecho de que en esta cueva en particular no se hallaron otros restos humanos, espoleó a los científicos para un análisis más detallado de los huesos.

Según el artículo, la estructura ósea indica que el cráneo es el de una mujer que tenía entre 24 y 35 años de edad cuando murió. El análisis con carbono señala que el cráneo data de entre 3630 y 3380 antes de Cristo, en el período neolítico.

Varias lesiones en el hueso aparentemente son el resultado de daños ocurridos durante la remoción del tejido blando después de la muerte en el ritual fúnebre, y otros daños y sedimentos incrustados en el hueso indican que algún proceso natural arrastró el cráneo poco después de la muerte.

Con estos datos el equipo de Belcastro reconstruyó la probable marcha del cráneo y concluyó que después del tratamiento funerario y la sepultura, el cráneo se separó del cadáver quizá empujado por agua y lodo y cayó en un hoyo dentro de la cueva.

Más tarde el continuo hundimiento del hoyo creó la estructura actual de la cueva reteniendo el cráneo preservado.

De esta manera, el cráneo de la mujer terminó en el tramo superior de un hueco vertical al cual se llega escalando unos 12 metros, concluyeron los investigadores.