Vista de la jornada de cierre del primer ciclo de los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y el ELN, en Caracas (Venezuela). Foto de archivo. EFE/ Miguel Gutiérrez

Bogotá.- La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) anunció este martes que no se suma al cese al fuego bilateral anunciado la noche del 31 de diciembre por el presidente colombiano, Gustavo Petro, ya que «aún no existe ningún acuerdo en esa materia» y no aceptan «como acuerdo un decreto unilateral del Gobierno».

«En diversas oportunidades hemos señalado que el ELN sólo cumple lo que se discuta y se acuerde en la Mesa de Diálogos donde participemos (en referencia a las negociaciones que se llevan a cabo en Caracas)», aseguró el ELN en un comunicado de fecha 1 de enero divulgado hoy por esa guerrilla.

En el comunicado, el ELN insistió en que su delegación para las negociaciones de paz «no ha discutido con el Gobierno de Gustavo Petro ninguna propuesta de cese el fuego bilateral» y que en el pasado ciclo de diálogos, que acabó el 12 de diciembre en la capital venezolana, «solo se acordó lo que se anunció referido a la institucionalización de la Mesa» y al inicio de «ajustes a la agenda».

En este sentido, la guerrilla añadió que durante el próximo ciclo, que se llevará a cabo este mes en México, se acabará de ajustar la agenda de las negociaciones y una vez concluyan este paso estarán «en disposición de discutir la propuesta de cese el fuego bilateral, para examinar los términos que hagan posible un acuerdo».

«Entendemos el decreto del Gobierno como una propuesta para ser examinada en el siguiente ciclo», concluyó el comunicado de la guerrilla.

El ELN había anunciado el pasado 19 de diciembre un «cese al fuego unilateral» que estuvo vigente desde el 24 de diciembre hasta el 2 de enero «para crear un ambiente de paz en estas fechas» de Navidad y Año Nuevo.

PRIMERA RESPUESTA AL CESE AL FUEGO BILATERAL

El ELN es el primero de los cinco grupos armados ilegales incluidos por Petro en el cese el fuego bilateral en pronunciarse sobre ese anuncio del presidente, hecho a última hora del 31 de diciembre de 2022 y que generó entusiasmo y esperanza en Colombia pero fue acogido con cautela.

El cese al fuego, de seis meses de duración -hasta el 30 de junio, será «prorrogable según los avances en las negociaciones», dijo Petro poco antes de la medianoche del 31 de diciembre.

Los grupos que, según Petro, se sumaron al cese al fuego bilateral, además del ELN, son el Estado Mayor Central de las disidencias de las FARC, la Segunda Marquetalia, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y los paramilitares de Sierra Nevada.

Según la información proporcionada por Presidencia el cese bilateral tendrá verificación nacional e internacional a cargo de la Misión de Verificación de la ONU, de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de Estados Americanos (MAPP/OEA), la Defensoría del Pueblo y la Iglesia Católica.

Por el momento, «no se contempla el cese del fuego con otras organizaciones», agregó la Presidencia colombiana, pero el Gobierno hará una revisión de resultados de los procesos en ejecución y otros ceses unilaterales para tomar futuras decisiones.

Tanto la Misión de Verificación de la ONU como la MAPP/OEA y la Iglesia católica expresaron su apoyo al cese al fuego y su disposición a colaborar.