Caracas.- La falta de pericia por parte de las ‘enfermeras’ que toman la muestra de Covid-19 en el aeropuerto Internacional de Maiquetía, en Caracas, aunado al poco tecnisismo en el proceso, deja ver la improvisación del único laboratorio autorizado para recibir a los pasajeros que llegan al país. 

Según un reportaje de El Estímulo, el PCR en Maiquetía es «el negocio soñado para cualquier empresario». 

La expericiencia de un pasajero narrada en el portal de noticias, cuenta que cada persona debe pagar 60 dólares por la prueba, cuando el precio promedio en cualquier otro laboratorio es de 35.

El pago se hace al comprar el boleto así que el empresario que está detrás de los PCR en Maiquetía ni siquiera hace el esfuerzo de cobrar.

Además, su utilidad también es cuestionable pues, justo antes de hacerse la prueba, todos los pasajeros deben mostrar un PCR negativo, hecho en el país del que vienen. Es bastante probable que el resultado sea el mismo.

En síntesis: todo pasajero que llegue a Venezuela debe hacerse dos PCR, uno antes de viajar y otro al aterrizar. En el resto de los países solo se necesita presentar una prueba.

La experiencia

Lo único tecnológico del proceso -agrega- es el escaneo de un código QR que se obtiene previamente al registrarse en Casalab, de resto, todo el proceso está indicado a través de «papelitos» cortados y escritos a mano. 

La falta de pericia por el personal es otro tema que cuestiona el reportaje, pues asegura que las enfermeras introducen el hisopo con rudeza  mucho más arriba que en otras pruebas PCR.

Incluso lo hacen sin mirar cómo toman la muestra. Se dio el caso de una enfermera que hablaba con la de al lado, mirándola, mientras introducía el hisopo en el paciente.

Avanza la historia con la sorpresa de un pasajero al ser invitado insistentemente a usar el baño una vez el proceso ha concluido. 

«Aquí puede pasar al baño», «¿No quiere usar el baño?». En la cola de inmigración una pasajera mostró su extrañeza sobre por qué ofrecían a los pasajeros, con tanta insistencia, que usaran el baño. La respuesta la dio un señor que entró:»Para raquetear (venezolanismo que se refiere a pedir dinero). Apenas terminé me pidieron plata».