Sídney (Australia).- La violenta erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami que ha golpeado las costas de esta nación insular y que también ha encendido las alarmas en otros países de la región.

«Olas de unos 1,2 metros han sido registradas en Nuku’alofa», capital de Tonga, con 24.500 habitantes, informó en Twitter el Servicio Meteorológico de Australia.

Las autoridades locales de Tonga, con unos 71.000 habitantes, no han informado de momento sobre víctimas, mientras los medios locales alertan que varias zonas del país permanecen incomunicadas.

El volcán submarino Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai, ubicado a unos 65 kilómetros al norte de la isla tongana de Tongatapu, registró una erupción de unos ocho minutos alrededor de las 17.20 hora local (4.20 GMT) y lanzó una enorme columna de ceniza a kilómetros de altura.

La violenta explosión quedó registrada en las imágenes tomadas por satélites, publica el Servicio de Meteorología de la isla estadounidense de Hawai.

El feroz embate de las olas golpeó unos 15 minutos después las viviendas y edificios asentados en la primera línea de la costa norte de Tongatapu, según los vídeo publicados en las redes sociales por testigos, algunos de los cuales se refugiaban en el tejado de sus casas.

Otra de las grabaciones muestra al menos cinco personas, entre ellos niños, guarecidas en una iglesia local justo cuando el agua comienza a golpear las ventadas del recinto religioso.

Un conductor captó en su huida la súbita subida de las aguas, que iba destrozando muros y vallas, mientras otro coche trataba de evitar ser atrapado viajando marcha atrás.

La emisora Radio New Zealand informa de escenas de pánico donde las personas tratan de huir a zonas de interior.

El Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai ya registró el viernes un aumento de actividad que disparó temporalmente otra alerta de tsunami, pero que no se tradujo en la subida de las aguas.

Ante la emergencia actual las autoridades de Tonga han pedido a toda la población permanecer alejados de las playas y lineas costeras hasta las 16.00 del domingo (3.00 GMT) y el uso de mascarilla ante la lluvia de ceniza.

EFE