Evangelio del Día. Lucas 6,12-19

44

«En aquel tiempo, Jesús se fue a orar a un cerro y pasó toda la noche en oración con Dios. Al llegar el día llamó a sus discípulos y escogió a doce de ellos, a los que llamó apóstoles: Simón, al que le dio el nombre de Pedro, y su hermano Andrés, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Simón, apodado Zelote, Judas, hermano de Santiago, y Judas Iscariote, que fue el traidor. Bajó con ellos y se detuvo en un lugar llano. Había allí un grupo impresionante de discípulos suyos y una cantidad de gente procedente de toda Judea y de Jerusalén, y también de la costa de Tiro y de Sidón. Habían venido para oírlo y para que los sanara de sus enfermedades; también los atormentados por espíritus malos recibían curación. Por eso cada cual trataba de tocarlo, porque de él salía una fuerza que los sanaba a todos».

  Reflexión: Por el Servicio de Animación Bíblica de la Diócesis de Ciudad Guayana. Responsable: Luis Perdomo.

 La Iglesia Universal celebra hoy la fiesta entre otros santos en honor a San Judas Tadeo, y San Simón el Cananeo, en su misión apostólica se dedicaron a predicar la Palabra de JESÚS. Pasaron por Judea, Mesopotamia y al final llegaron a Persia, donde se enfrentaron Zaroes y Arfexat, dos sacerdotes paganos que con sus herejías hicieron que los pobladores se levantaran contra los apóstoles y la labor evangelizadora que desempeñaban. Ambos murieron violentamente a manos de la multitud: El cuerpo de Simón fue partido en dos y a Judas lo decapitaron usando un hacha. Este hecho sangriento tuvo lugar un 28 de octubre y por eso la Iglesia Católica les asignó esa fecha para celebrarlos. Felicitaciones a la feligresía de la Parroquia San Judas Tadeo, de Francisca Duarte, Chirica vieja y sus alrededores.

 Y la liturgia del día nos presenta el Evangelio de Nuestro Señor JESUCRISTO, según San Lucas, capítulo 6, verso 12 al verso 19. En el que se nos presenta un itinerario de la vida de JESÚS: ora, selecciona a sus colaboradores y luego los enseña el cómo deben asumir su misión, y a pesar de que todos sus seguidores son discípulos, de entre ellos selecciona un grupo más pequeño a los que denomina Apóstoles, que significa testigo. El grupo de elegidos es heterogéneo en su procedencia e intereses, pero JESÚS le da unidad en torno al anuncio del Reino de DIOS. La tarea consistirá en prolongar, multiplicar y fortalecer la Misión de JESÚS.

Muy pertinente es destacar que, el número doce es simbólico, ya que, con los Doce JESÚS, inaugura el Nuevo Pueblo de DIOS, y es referencia de las Doce Tribus de Israel. Teniendo claro que la selección de este grupo, hecha por nuestro Señor, es para facilitar el servicio a un mayor número de personas, y va en contrapartida con las decisiones humanas, ya que, muchas veces miramos más los títulos y los cargos, que las implicaciones y las responsabilidades que estos acarrean.

 Al confrontarnos con el texto vemos que, en el mismo, se tratan dos temas fundamentales para la comunidad cristiana, como son el discipulado y la misión, para la cual son llamados personas comunes como nosotros, limitados, pecadores y, necesitados de sanación. Lo que nos permite inferir que el Maestro con sus acciones muchas veces incomprensibles, ya que van contra la lógica de las categorizaciones humanas, nos dice que el Reino de DIOS, no es una cuestión de individualismo, de mesianismo, de casta, de títulos, cargos o autoritarismo. Porque el Reino de los Cielos que se hace realidad en la vida terrena, es una comunidad de personas de distintos extractos sociales, donde se vive el Gozo de la hermandad y del servicio de todos los que se configuran con JESÚS, por lo que es una vivencia en constante Misión existencial de hacer que otros vayan al encuentro del Maestro con nuestro testimonio de vida.

 Son esos rasgos de los convocados a vivir esa experiencia de Fe y de vida comunitaria, lo que nos describe el texto de hoy. De allí que sea muy pertinente mirarse en el espejo de quienes acaban de ser constituidos como Apóstoles, los cuales han hecho un largo proceso de preparación para llegar a esa meta. Proceso que podemos describir de la siguiente manera: el primer paso ha sido el encuentro con JESÚS, que ha acontecido por diversas vías. Luego viene el seguimiento dentro de la multitud o en el grupo más reducido de allegados al Maestro. También se destaca la necesidad de hacer un proceso en el que la compañía y la presencia de JESÚS, marque la pauta en las decisiones fundamentales, las cuales hay que lograrlas a través de la oración y el discernimiento de la Palabra de DIOS presente en la Sagrada Escritura.

Por eso es que hoy es el día para preguntarnos: ¿Cada vez que vamos a tomar una decisión trascendental para nuestras vidas, acudimos al Señor a través de la oración? ¿Hemos desarrollado correctamente nuestro itinerario de fe que hemos recibido en nuestro Bautismo? ¿Estamos conscientes de nuestras responsabilidades como discípulos de JESÚS?

 Señor JESÚS, Tú estás siempre en sintonía con El Padre y sin embargo dedicas tiempo a la oración para tomar Tus decisiones. Danos ese Espíritu de contacto íntimo Contigo, para poder ser Tus testigos en todos los momentos y espacios de nuestras vidas. Amén.

 

Luis Perdomo