Ciudad Guayana.- Fedecámaras Bolívar, en nombre del sector empresarial del estado, exhorta a una revisión y modificación de la reciente reforma de Ley de Registros y Notarías, al afectar al sector productivo del país y a los pequeños emprendedores.

El presidente del gremio, Austerio González, señaló que constituir una nueva empresa tendría un costo por encima de los 2000 dólares, lo que sería un golpe muy duro de cara a lo que podría ser un año de recuperación económica.

De acuerdo con la Gaceta Oficial N° 6.668 del 16 de diciembre, la reforma parcial de la Ley de Registros y Notarías, aprobada a finales de 2021, fija los montos de las tasas al valor del Petro (criptoactivo), en lugar de Unidades Tributarias como se hacía anteriormente, lo que encarecería el monto de los trámites que se puedan hacer en registros y notarías.

González añadió que sería contraproducente y poco factible esta nueva ley con la condiciones de la economía y cuando se está tratando de volver a recuperar el aparato productivo.

“El sector productivo migraría a la informalidad por los altos costos para mantener las empresas apegadas a la ley, mientras los emprendimientos que en algún momento pensaron en ser empresas legalmente constituidas indudablemente que no podrán hacerlo por lo costoso”, alertó el líder gremial.

Para González, esta nueva ley también traería consecuencias nefastas para las alcaldías y para el Estado en cuanto a recaudación de impuestos, ya que los contribuyentes disminuirían por verse obligados a migrar a la informalidad.

La Cámara de Comercio, Industrias y Servicios de Caracas, al igual que Fedecámaras Bolívar, solicitó a mediados de enero una reforma de dicha ley. En un comunicado señalaron: “Esta medida no solo trae confusión en torno a cómo deben ser calculadas, sino que además a partir de una magnitud inconstitucional acarrea incrementos elevadísimos y, por tanto, irracionales”.

Limita la inversión

“La nueva Ley de Registros y Notarías va en contra de toda política pública que incentive a las nuevas inversiones”, cuestionó el abogado, especialista tributario y asesor de Fedecámaras Bolívar, Raúl Gil.

El especialista consideró que debe discutirse entre todos los sectores una reforma de ley que permita hacer crecer la economía del país. “Hacemos un llamado a que se reforme la citada ley y exista una consulta pública entre los contribuyentes, gremios empresariales, el Estado y el legislativo para propiciar una Ley de Registros y Notarías que sea adecuada a la realidad económica”, agregó.

Entendiendo la necesidad de reactivar empresas e incentivar la inversión privada y extranjera, Gil propuso la creación de leyes que generen seguridad jurídica, confianza e incentivos fiscales para la constitución de emprendedores y comerciantes que permanecen en la economía informal.

Bolívar ha sido un estado fuertemente afectado por la contracción económica desde 2014, la paralización de las empresas básicas y la pandemia que ha generado el cierre de empresas. En 2020, la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) estimaba que 6 de cada 10 personas en el estado trabajaba por cuenta propia, ante la falta de oportunidades de empleo.

Fedecámaras Bolívar estima que de los más de 23.500 comercios que pagaban patentes en Ciudad Guayana, se cayó a 7 mil, una reducción de más de un 70% de empresas formales, lo que podría empeorar con esta ley que complica la formalización y el mantenimiento de empresas privadas.