Sin protección vendedores y compradores
Ciudad Bolívar.- En Ciudad Bolívar se vive una verdadera feria en tiempos de pandemia, donde propios y visitantes acuden al Mirador Angostura para contemplar la majestuosidad del río Orinoco y del cardumen de bocachico.

En esta actividad de pesca que se realiza todos los meses de agosto, este año no es la excepción, ya que el bocachico, la atracción del momento, se hizo presente en gran manera desde el mes de julio.

Muchos bolivarenses, en especial los adultos mayores piden a las autoridades de la ciudad capitalina que intensifiquen la fiscalización del cumplimiento de los protocolos de bioseguridad a lo largo y ancho del paseo Orinoco, pues advierten  la falta de cumplimiento de las medidas sanitarias en la prevención y control de los contagios de COVID-19.

Durante un recorrido por la zona, se observó que esta celebración se realiza sin cumplir con los protocolos de bioseguridad.

Los adultos mayores aseguran que son muchas las personas que acuden al Mirador Angostura de Ciudad Bolívar en estas fechas y no utilizan  la mascarilla, mientras que algunos la cargan y no la usaban adecuadamente, al igual que los compradores y vendedores de bocachico.

Asimismo los comerciantes del paseo denuncian que en estas actividades de pesca se observan «vendedores ambulantes borrachos, con malos olores y que no cumplen con el correcto uso de las mascarillas y el distanciamiento físico».

Ante los graves incumplimientos detectados, los vecinos de la zona y comerciantes exigen a los órganos competentes realizar con urgencia supervisión y control en el Mirador Angostura  a fin de lograr que estos sean espacios seguros para comerciantes, consumidores, turistas y propios.

Finalmente hicieron un llamado a los comerciantes y compradores a no descuidar las medidas de prevención, como el distanciamiento físico, el lavado o desinfección constante de manos y el uso adecuado de elementos de protección, como las mascarillas.

 
Ivannia Moreno Palacios