Puerto Ordaz.– El fiscal constituyente Tarek William Saab anunció este  domingo que se realizará una investigación por el presunto maltrato que recibió un adolescente por parte de algunos vigilantes de la tienda Traki de Puerto Ordaz.

“Designado Fiscal 2do Regional con competencia en DD. HH. para que investigue la denuncia realizada por un adolescente que revela ser objeto de maltratos por vigilantes en Traki que lo sometieron a vejaciones y humillaciones públicas”, dijo el funcionario oficialista.

Este 15 de mayo, un joven de 17 años de edad denunció que fue sometido a trabajo forzoso en una tienda de la cadena Traki, sin poder ejercer su derecho a la defensa. 

Miguel Oyer, explicó que el día viernes 14 de mayo se dirigió a la tienda Traki a comprar unos productos alimenticios. Antes de entrar al local, todos los clientes de la tienda deben dejar sus pertenencias en un lugar establecido para su resguardo. 

Miguel relata que procedió a dejar su bolso y posteriormente hizo su compra. Al salir, retira su bolso y recuerda que le faltó adquirir un producto más, por lo que de forma distraída ingresó nuevamente a la tienda, pero con el morral. 

Ante esta situación es abordado por un vigilante que le indica que no puede ingresar a la tienda de esta forma, por lo que Miguel se dirige hacia la salida donde otros vigilantes revisaron sus pertenencias, entre las que se encontraba un paquete de galletas que había comprado en días pasados. 

Los  vigilantes le indica al joven que debe dirigirse al baño donde le ordenaron que se levantara la camisa y se bajara los pantalones, esto sin la presencia de sus representantes.

El joven pidió que revisaran las cámaras para comprobar que ese paquete de galletas fue comprado y pagado en días pasados. Sin embargo, los trabajadores se negaron. 

«Como no tenía cómo defenderme, quedé como ladrón y me dijeron que tenía que pagar otra vez la lata de galletas», dijo Oyer en redes sociales. Como quería solucionar la situación, procedió a pagar por la lata de galletas, en el trayecto asegura haber sido víctima de burlas por parte de los trabajadores de Traki. 

Cuando ya esperaba irse, un vigilante más lo obligó a limpiar por casi dos horas todo un piso de la tienda. Miguel calificó como un abuso de poder las acciones de los empleados de este comercio. (NTN24 Venezuela)